Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Más de una hora de televisión al día es perjudicial para los niños

La televisión puede ser un excelente medio para favorecer el desarrollo cognitivo de nuestro hijo, pero siempre que la utilicemos con moderación y de forma correcta.

Ana Canfrán
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Televisión sí, pero en su justa medida

La televisión es una ventana al mundo que nos proporciona entretenimiento e información y nos permite acceder a la cultura, pero también puede traer a casa violencia y malos ejemplos. Como tantas cosas en la vida, no es ni buena ni mala, sino que depende del uso que le demos y los contenidos que visionemos.

Disfrutar de la televisión requiere que la utilicemos en su justa medida, tanto en tiempo como en el tipo de programas que pongamos, sobre todo cuando hablamos de niños. Un estudio reciente ha revelado que la conducta de los niños entre 3 y 5 años depende mucho del tipo de contenidos que ven. Cuando sustituimos programas violentos por programas educativos, los niños se muestran menos agresivos y es más fácil conectar con ellos, su carácter se torna más amable y su empatía aumenta.

El otro factor importante es el tiempo que nuestros hijos dedican a ver la televisión. No olvidemos que los niños necesitan dedicar parte de su tiempo a leer, pintar, hacer manualidades y jugar con sus amigos, y no es conveniente que mientras realizan estas actividades lo hagan con la televisión como telón de fondo. Tenemos que entender que la tele ejerce una importante influencia en los niños, aunque no la estén viendo y/o escuchando directamente. Tenemos que enseñar a nuestros hijos a apagar la televisión para concentrarse en lo que están haciendo.

Diferentes estudios han cifrado el consumo de televisión de los niños en 4 o 5 horas diarias, esto se debe a que a veces los padres la utilizan como un medio para descansar del bebe o el niño y tenerlos entretenidos sin estar continuamente con ellos. Los expertos nos dicen que el tiempo viendo la televisión no debería exceder de los 60 minutos diarios.

La Asociación Española de Pediatría relaciona el exceso de horas de televisión con la aparición de problemas psicosociales en los niños: estados de ansiedad y de depresión, irregularidades en la resolución de conflictos, problemas de atención, nerviosismo, alteraciones del sueño, poca actividad intelectual y fracaso escolar, entre otros. Es decir, estar mucho tiempo ante la televisión no favorece el desarrollo cognitivo de los niños ni una conducta adecuada. Cuando son pequeños es necesario optar por actividades y contenidos variados en los que ellos puedan participar para potenciar su desarrollo personal.

Es muy necesario no darle a la televisión una importancia que no tiene, es decir, no utilizarla como premio o castigo, sino como una forma de entretenimiento en la cual debemos de tener en cuenta que para que puedan disfrutar de ella de forma positiva, debemos procurar ver los programas con ellos, realzando los valores positivos, rechazando los negativos y resolviendo sus dudas sobre la marcha.

La Academia Estadounidense de Pediatría ha dado unas pautas en cuanto a la forma de utilizar la televisión.

  • Para niños menores de 2 años recomienda que no pasen tiempo alguno delante de una pantalla (TV, iPad, teléfonos con pantalla táctil), a esa edad el niño tiene que realizar actividades que le ayuden a mejorar su psicomotricidad y aplicarse en la comunicación verbal y no verbal.
  • En preescolar recomienda que no pasen más de dos horas frente a cualquier tipo de pantalla y siempre que los programas sean educativos y fomenten hábitos saludables.
  • Respecto a los escolares y adolescentes, no se recomienda instalar televisores en sus dormitorios, cuando la televisión está en un lugar común de la casa es más fácil controlar los contenidos y mandar a los niños a la cama a una hora adecuada.

En conclusión, la televisión puede resultar una buena herramienta y un magnifico recurso para toda la familia, pero siempre con moderación. Pero ojo, cómo no, nosotros somos los primeros que tenemos que dar un buen ejemplo.

ADEMÁS... Evita que tu hijo sea adicto a las pantallas

Publicidad

Ver más articulos