Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Campamentos para los niños, los aspectos legales a tener en cuenta

Las vacaciones son el momento ideal para que los niños se vayan de campamento y experimenten un poco más de autonomía, de responsabilidad, de madurez, al mismo tiempo que se lo pasan bien y aprenden a socializarse y conocer nuevas amistades, pero para que todo vaya perfecto, debemos de tener en cuenta ciertos aspectos legales.

Ana Canfrán
Imprimir
Cuestiones a tener en cuenta antes de enviar a nuestros hijos a un campamento

Antes de tomar la decisión de llevar a nuestro hijo a un campamento, debemos informarnos de cuestiones importantes para garantizar que el que hemos elegido cumple con los requisitos de seguridad que queremos para nuestros hijos: que los monitores estén titulados, que las instalaciones hayan superado las revisiones, que estén al día con los controles de sanidad…

Legálitas resuelve algunas dudas que puedes tener sobre los campamentos de verano:

¿Quién es responsable de las actividades del campamento?

El centro o la entidad organizadora tienen la responsabilidad del cuidado de tu hijo desde que el menor llega al campamento hasta que se va. Esta responsabilidad incluye tanto las actividades que se desarrollan dentro del recinto como aquellas que se realizan en espacios exteriores, como las excursiones. De esta manera, la organización tiene la obligación de evitar cualquier situación de peligro a los niños y de responsabilizarse de cualquier imprevisto que pueda ocurrir o de la indemnizaciones que pudieran derivar de él. En caso de accidente, responderán las personas que en ese momento estaban al cuidado del menor.

¿Qué sucede si mi hijo sufre un accidente durante el campamento?

Antes de llevar a nuestro hijo a cualquier campamento, debemos cerciorarnos de que este posee un seguro de accidentes que cubra las necesidades médicas y un seguro de Responsabilidad Civil, para garantizarnos poder reclamar por los posibles daños y perjuicios que pudiera sufrir nuestro hijo en caso de accidente. De esta manera, si no hay un arreglo amistoso, podremos interponer una demanda.

Debemos tener en cuenta que el director del centro no será responsable cuando el accidente se produzca por causa de una fuerza mayor como sucesos imprevisibles o imprevistos que fueran inevitables.

¿Qué sucede si el accidente es en un campamento de un colegio público?

En el caso de instalaciones de un colegio público, si a tu hijo le sucede algún accidente por causa del mal estado de las instalaciones, según el artículo 104 de la Constitución Española, la responsabilidad recaerá sobre el centro público, siempre valorando las circunstancias de cada caso concreto.

¿Qué actividades pueden realizarse durante el campamento?

Las actividades deberán estar limitadas por la edad de los alumnos y deben ser comunicadas a los padres con anterioridad. Cuando se trate de actividades realizadas en el exterior del recinto, como una excursión, los padres deberán tener una información exhaustiva previa y, por parte del centro, nunca se podrá improvisar una ruta desconocida.

En caso de ser necesario, se podrá solicitar la titulación de los monitores para impartir las actividades y, en cualquier caso, nunca se realizarán actividades que requieran o que correspondan a profesionales de otros sectores, como deportes. En el caso de que el deporte fuera acuático, el centro debería disponer de una ficha en el que los padres del niño confirmen que su hijo sabe nadar.

¿Cuántos monitores debe haber por cada niño?

No hay una legislación que determine este aspecto, sino que dependerá de la actividad y las características de los menores. Sin embargo, a grandes rasgos, el ratio de monitor por alumno estará en torno a 1 por cada 8/10 menores de 6 años, 1 por cada 12/15 menores de 10 años y 1 por cada 18/20 menores de 17 años.

Ver más articulos