Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Un plan en cuatro etapas

Descubre todo lo que debes tener en cuenta para recuperar la figura que tenías antes del embarazo. Eso sí, ante cualquier duda, consulta al médico.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Un plan en cuatro etapas

Te proponemos un programa muy realista de cuatro etapas. Antes de iniciarlo, consulta con tu médico y ten en cuenta estas pautas básicas que te servirán desde el principio hasta el final del plan:

Alimentación

Realiza cinco ingestas diarias para evitar “ataques” de hambre, opta por los productos integrales para mantener a raya los picos glucémicos (necesidad de ingerir azúcar), bebe menos agua durante las comidas y más entre horas (así tus digestiones resultarán más efectivas y tu organismo hará un mejor uso de los nutrientes ingeridos). También debes moderar el consumo de té o café, pues inhiben la absorción de hierro, un mineral del que no estarás muy sobrada en estos meses.

Ejercicio

Cuando practiques deporte, procura mantener la temperatura constante (es importante que utilices prendas que retengan el calor corporal) e hidrátate convenientemente (bebe agua cada 10-15 minutos) Si te lo puedes permitir, cuenta con un entrenador personal, sobre todo las primeras 8-12 semanas; él identificará los aspectos físicos que debes cuidar y te indicará cómo trabajarlos de forma adecuada.

Belleza

Anímate con un cambio de look en la peluquería o cómprate algo de ropa que te siente bien. Después de este pequeño incentivo, mantén una rutina en tu cuidado personal que contribuirá a a tu mejora física. Aplícate todos los días hidratantes en el rostro, productos anticelulíticos y reafirmantes en el cuerpo y hazte un peeling facial y corporal cada 15 días, teniendo cuidado de que los productos sean los adecuados. Infórmate sobre tratamientos de belleza específicos, ya que muchos centros piensan en las madres recientes y ofertan programas postparto.

Posturas

En la gestación tu espalda ya ha soportado un peso extra y tras el parto realiza un sobreesfuerzo continuo cuando coges a tu hijo o acarreas el cochecito. Vigila las posturas cuando hagas tareas de casa o esfuerzos y no esperes a que aparezcan las molestas contracturas para darte un masaje que te ayude a aliviar tensiones.

Constancia

Tu cuerpo necesita tiempo para recuperarse. La constancia y un buen programa físico y estético serán tus mejores aliados si quieres resultados duraderos.

¿Qué pasa si estás dando el pecho?

Si estás amamantando a tu bebé, tendrás que posponer el plan hasta que abandones la lactancia. No podrás seguir una dieta, ya que la cantidad de leche que produces al día es de 800 gramos y precisas un suplemento calórico diario de unas 500 kcal. El coste energético que provoca la lactancia supera este aporte, por lo que es normal que al dar el pecho pierdas peso aun sin proponértelo y que sientas más hambre.

Sí podrás practicar deportes suaves en los que no tengas que saltar o correr, para evitar presión sobre el pecho. Haz ejercicio después de la toma y nunca media hora antes de dar el pecho a tu hijo. También tendrás que posponer los tratamientos de belleza, porque no hay estudios que demuestren que los productos empleados no afectan a la leche materna.

Categoría: Belleza

Publicidad

Ver más articulos