Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Visitar al bebé en el hospital, mejor no

La madre y su recién nacido necesitan tranquilidad para instaurar la lactancia.

Crecerfeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
interior-lactancia

En los países nórdicos es lo habitual. En muchos hospitales se prohíben las visitas durante las primeras 48 horas de vida del bebé. La razón es dar tiempo a la madre y al bebé para conocerse (tocar, mirarse) para instaurar la lactancia materna con tranquilidad, para que la nueva familia recién formada hable sin interferencias, ruidos ni móviles y, todo hay que decirlo, para evitar gérmenes inoportunos.

En España las cosas son diferentes: las visitas a la nueva madre y a su bebé son continuas, las llamadas al móvil y la llegada de regalos, también. Situación que no favorece la comunicación entre ambos, en un periodo en el que se asientan los principios de la lactancia materna.

Según las conclusiones del IV Curso de Formación en Lactancia Materna para residentes de pediatría y pediatras, celebrado en Salamanca, y organizado por el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP), las primeras horas son determinantes en el momento de iniciar una lactancia materna con éxito. Los expertos insisten en recordar los múltiples beneficios que tiene, tanto para la madre como para el bebé, iniciar este contacto dentro de la primera hora tras el parto.

Así, sí es posible

"La lactancia materna es algo natural, el recién nacido sano está dotado de reflejos y capacidades para mamar, pero como todo proceso, necesita de un aprendizaje por parte de ambos (postura, agarre, saber cuándo el bebé tiene ganas...) indica la Dra. Laura San Feliciano Martín, coordinadora de este curso.

Para que este proceso se realice sin distracciones los expertos en pediatría recomiendan que las visitas al hospital sean pocas y de corta duración, que se respete al máximo a la madre y su intimidad, que sea el padre quien atienda a las visitas y que no se interrumpa la concentación de la madre en un momento tan importante. "Las visitas, los móviles, los regalos, muchas veces distraen a la madre y no pone a mamar al niño durante largos periodos", indica la doctora San Feliciano.

La inexperiencia de la madre y las distracciones pueden hacer que surjan inseguridades (la madre no oye ni nota si el niño saca o no leche del pecho), la falta de intimidad (no a todas las mujeres les apetece hacer público un momento tan íntimo) y los problemas de técnica y de agarre del bebé (principal causa de dolor en el pecho) pueden favorecer que la madre, desanimada, opte por abandonar antes de tiempo la lactancia.

El consejo y ayuda de un profesional sanitario con experiencia en lactancia materna puede ser vital en estos primeros momentos para corregir fallos de técnica y detectar también otros problemas añadidos que pueden surgir en el bebé durante los primeros días, como son la ictericia y la hipoglucemia (se solucionan generalmente aumentando el número de tomas y evitando el ayuno prolongado del recién nacido).

Puedes encontrar más conclusiones de este curso en este enlace.

Publicidad

Ver más articulos