Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Cesárea y contacto piel con piel, un éxito

Un hospital madrileño permitió esta combinación hace un año y comenta su éxito. 

Elisa García Faya
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Cesárea y contacto piel con piel, un éxito

Este año ses han llevado a cabo 445 cesáreas en el Hospital Público Universitario Infanta Leonor de la Comunidad de Madrid. El contacto piel con piel ha sido posible en más de la mitad de los casos y los beneficios de la práctica, según confirman desde el propio centro, han quedado probados.

Ha pasado un año desde que este hospital permitió por primera vez el contacto piel con piel tanto en los partos vaginales como en los partos con cesárea programada. La práctica consiste en colocar al neonato sobre el pecho de la mamá sin que ninguna prenda interfiera entre ambos. Esto solo se produce cuando no hay contraindicaciones médicas que pongan en peligro la seguridad del bebé o de la madre.

Las probabilidades de que pueda establecerse ese contacto inmediato en un parto por cesárea son menores que en caso de uno vaginal. Ocurre de esta forma porque en el primero hay que seguir una serie de protocolos de cirugía y reanimación que generalmente retrasan el contacto de los padres con el recién nacido. Este último aspecto es el que pone de relieve el éxito cosechado por el hospital madrileño.

La iniciativa forma parte del Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para el periodo 2016- 2019. Con motivo del aniversario de su puesta en marcha, el centro médico emitió un comunicado en el que aseguraba que los beneficios del contacto piel con piel habían quedado constatados por medio de experiencias, investigaciones y evidencias científicas. Así, entre las ventajas que la práctica reporta, el hospital señala: 

  • Mejor adaptación del recién nacido al medio.
  • Mejor establecimiento del vínculo entre la madre y el hijo.
  • Más rápida instauración de la lactancia materna.

Además, si por cualquier circunstancia el médico determina que la mamá no puede coger al bebé de primeras, el hospital permite que lo haga el papá. De esta forma el vínculo entre los tres implicados se fortalece enormemente.

Publicidad

Ver más articulos