Crecer feliz.es
Buscador
Imprimir
Enviar
Twitter
Facebook
GooglePlus

¿Qué es un parto seco?

¿Es verdad que el parto seco resulta tan doloroso para la madre como aseguran nuestras madres y abuelas? ¿Suele complicarse más que cualquier otro tipo de partos?

Marga Castro
Mujer dando a luz

Salvo excepciones, cuando se rompe la bolsa de aguas no se pierde de golpe todo el líquido amniótico, sino que se va eliminando poco a poco. Así, en el momento de entrar al paritorio, la parturienta aún conserva una cantidad considerable de este líquido, imprescindible para garantizar el buen estado del bebé en la bolsa amniótica. En cambio, hay casos en los que la mujer da a luz sin nada de líquido y a esto es a lo que se le denomina "parto seco" (se trata de un térmico popular, que en Ginecología no existe).

Cómo se actúa ante este tipo de parto

Este tipo de parto no resulta más doloroso para la madre ni es especialmente complicado, y tampoco es verdad que esta manera de dar a luz se herede de madres a hijas ni que se repita necesariamente en sucesivas ocasiones. Todas estas creencias, pese a ser muy populares, son infundadas. Y es que, aunque la mujer se haya quedado casi sin líquido amniótico (la pérdida nunca es absoluta), si tiene contracciones y se pone de parto (lo que ocurre en casi todas las ocasiones), dará a luz sin problemas.

Otra cosa diferente es que la embarazada haya roto aguas y que las contracciones no aparezcan, ya que entonces el tocólogo tendrá que provocar el nacimiento del bebé.

Por regla general, cuando la mujer rompe aguas suele ponerse de parto en las 48 horas siguientes. Si una vez en el hospital el tocólogo detecta escasez de líquido en la bolsa y ausencia de contracciones eficaces, esperará 12 horas por si el parto se desencadena de forma natural. Pero si no se inicia pasado este tiempo, lo provocará para evitar posibles infecciones (la falta de líquido amniótico es peligrosa para el bebé).

Antes de llevar a cabo la inducción, el médico debe explorar vaginalmente a la embarazada, para comprobar en qué estado se encuentra el cuello del útero. Si las condiciones son buenas, es decir, si el cuello está borrado y existen tres o cuatro centímetros de dilatación, le administrará oxitocina (una hormona que favorece las contracciones) por vía intravenosa.

Por el contrario, si el cuello uterino no se ha dilatado, primero le aplicará un gel de prostaglandinas por vía vaginal, para ablandarle los tejidos y facilitar la dilatación, y después le administrará oxitocina. En situaciones de urgencia, como es necesario inducir el parto con rapidez, no se utiliza el gel, ya que tarda unas seis horas en hacer efecto, sino que se administra directamente la oxitocina, que es de efecto inmediato.

POR QUÉ SE PRODUCE UN PARTO SECO

La escasez de líquido amniótico en la bolsa al final del embarazo se domina oligoamnios. Esta alteración a veces se debe a un envejecimiento de la placenta, lo que obliga al médico a inducir el parto.

En la actualidad, esta patología puede controlarse eficazmente gracias a las ecografías, pero hace años daba lugar a alteraciones fetales y a niños de bajo peso. Quizá sea ésta una de las razones por las que nuestras madres y abuelas tenían tanto miedo al parto seco.

Algo que también puede ocurrir es que la madre sufra una pequeña rotura en la zona alta de la bolsa, en los días previos al parto, de modo que pierda pequeñas cantidades de líquido sin que se dé cuenta. Aunque sucede en muy raras ocasiones, los días finales de la gestación se aconseja utilizar compresas y si la embarazada empapa una en dos o tres horas sin que haya pérdida de orina (el líquido amniótico es inodoro e incoloro, por lo que se distingue de ella fácilmente), debe acudir al hospital. De esta manera tan sencilla se evitan posibles riesgos.

Keywords: contracciones y parto

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook