Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

¿Qué son los trastornos 2.0?

Son las enfermedades del milenio, los trastornos 2.0 afectan a nuestros niños y están relacionados con el mal uso de móviles e Internet

Crecerfeliz.es
Imprimir
¿Qué son los trastornos 2.0?

No causan fiebre, no tienen síntomas evidentes, no hay que ir a urgencias por ellas, pero afectan al estado general del niño y son tan invalidantes como la mayor gripe: son las tecnopatologías o enfermedades 2.0. Para contraerlas solo hace falta darle a un niño un móvil de última generación para uso personal.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) la media de edad en la que los niños tienen su primer móvil es a los 10 años. A los 12 años, el 70% de los niños tiene un smartphone y a los 14 años ya lo tiene el 93%.

Los trastornos más comunes

Según la doctora Marisa Navarro, terapeuta y autora de La medicina emocional y El efecto tarta, las enfermedades 2.0 son alteraciones relacionadas con dependencias, adicciones problemas de relación, distorsión de la realidad, etc., que han encontrado su desencadenante en el mal uso que se hace de los dispositivos móviles e Internet. Estas son las más comunes:

  • Nomofobia: aparece cuando la tranquilidad y el bienestar depende de llevar siempre el móvil encima. La sufre el 50% de los usuarios y se agudiza cuando se olvida el móvil en casa, se agota la batería y no se tiene el cargador a mano, se queda sin cobertura...
  • Apnea del WhatsApp o síndorme del doble clik. Es propia de quienes necesitan comprobar compulsivamente su móvil para ver si alguien se ha puesto en contacto (miran y comprueban aunque no haya ningún mensaje, pero vuelven a leer lo ya recibido para interpretar si está en línea, por qué no ha contestado... ) esto genera estrés, ansiedad y un estado de intenso nerviosismo.
  • Síndrome del mensaje imaginario. Estar todo el día pendiente del móvil hace que lleguen a pensar que lo oyen o lo sienten vibrar, aunque no sea cierto. Entonces aparece el gobio por saber qué es lo que está sucediendo.
  • Síndrome FOMO (Fear of missing out). Es el miedo a perderse algo de lo que pueda estar pasando en sus grupos o redes. Sufren una gran ansiedad y angustia al pensar que no puedan concectarse cuando a ellos les gustaría.
  • Depresión de Facebook. Estado de ansiedad, inseguridad y depresión al ver que otros perfiles tienen fotos mejores y presumen de amigos estupendos. Esto va unido al narcisismo digital: que es la necesidad constante de hacerse selfies para que los demás puedan ver los momentos vividos y así admirarlos y darles un "me gusta".
  •  Tecnointerferencia: en la comida, durante los juegos, en los estudios, la entrada constante de actividad en los dispositivos supone que toda su actividad se ve interrumpida por la entrada de mensajes.
  • Aislamiento social. Estar pendiente de los amigos virtuales, de los grupos, etc, aisla al niño socialmente, porque pierde el interés por el juego con amigos reales y no sale de la habitación.
  •  Confusión de la vida virtual con la vida real. Llegan a pensar  que el mundo virtual es parte de su mundo llegando confundir uno y otro, desconfigurándose los conceptos.

Otras problemáticas asociadas a las tecnologías

Sexting (difusión o publicación de contenidos de tipo sexual desde un móvil), grooming (abuso sexual a través de la red), ciberbullying, violencia de género o entre iguales... En 2016 la ONG Fundación ANAR (Ayuda a niños y Adolescentes en Riesgo) recibió 43.909 llamadas relacionadas con las problemáticas asociadas a las nuevas tecnologías, de las cuales 5.967 requirieron orientación especial de un psicólogo, un abogado o un trabajador social.

Posibles soluciones 

Ante esta situación Parental Click (herramienta de supervisión parental para conocer de forma transparente el uso que hacen los hijos de la tecnología, sin vulnerar los derechos de los menores) y la Fundación ANAR han firmado un convenio de colaborarión para ayudar a los menores y sus familias a tener una relación más segura y saludable con la tecnología.

En Francia, la adicción a los móviles se ha convertido en una cuestión de salud pública y la solución ha sido tajante: desde septiembre de 2017 está prohibido el uso de móviles en las escuelas e institutos para los menores de 15 años. Y no solo en las clases, como se hace en los coles e institutos españoles, sino también durante el recreo y en todo el recinto escolar. Medida que es muy posible que en breve se adopte en España.

La familia es el pilar de la autoestima del niño, para que el pequeño no se aisle conviene efectuar una escucha activa (sin juicios ni críticas), dirigirse al hijo con lenguaje positivo y reforzar todo lo positivo que este tenga, se debe favorecer la autonomía personal y ofrecer alternativas de comportamientos.

Los niños siguen ejemplos: si los padres están continuamente pendientes del móvil o del ordenador ¿que verá el niño? Si el pequeño se agobia en el pediatra o en el dentista y se le ofrece el teléfono para que se calme, si en el restaurante está nervioso y le damos un smartphone para que juegue y se porte bien..., el ejemplo que está recibiendo y, que probablemente copie, no parece ser el más adecuado.

Puedes encontrar más consejos prácticos en la Guía para padres y educadores sobre el uso seguro de Internet, móviles y videojuegos, de la Fundación Gaudium.

Categoría: Salud
Ver más articulos