Todo sobre la mononucleosis en niños

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Sumario

Todo sobre la mononucleosis en niños

Fiebre alta, placas en la garganta, ganglios en el cuello, mocos, tos... Parece faringitis, pero puede ser mononucleosis. ¿Cómo saberlo?

Marga Castro. Asesor médico: José Tomás Ramos, jefe de Pediatría del Hospital Univ. de Getafe (Madrid).

Todo sobre la mononucleosis en niños

Leer Más

La mononucleosis infecciosa suele estar causada por el virus Epstein-Barr y se contagia a través de la saliva; por esta razón, de hecho, se la conoce como “la enfermedad del beso”.

Aunque este virus afecta a niños de cualquier edad, es más frecuente a partir de los cuatro años.

Tiene un período de incubación largo, ya que desde que se contrae hasta que se manifiesta pueden pasar entre 30 y 50 días.

 “Habitualmente los síntomas agudos suelen durar 7 o 10 días, pero a veces puede quedar una situación de fatiga crónica que dura meses. “En estos casos, el niño se siente muy cansado y no tiene ganas de jugar”, explica José Tomás Ramos Amador, especialista en enfermedades infecciosas y jefe de Pediatría del Hospital Universitario de Getafe (Madrid).

Diferenciar los síntomas

Los síntomas característicos de la mononucleosis son fiebre alta (puede llegar a 40º C), inflamación y dolor de garganta, en muchos casos con placas de color blanquecino-grisáceo, inflamación de los ganglios (fundamentalmente los del cuello), rinitis (mocos), malestar y cansancio, mal aliento, hinchazón de párpados, tos y aumento del tamaño del hígado y del bazo (aumento que detecta el médico al realizar la exploración del niño). “En menos de un 2% de los casos el pequeño presenta ictericia (piel amarilla)”, puntualiza el pediatra.

Aunque muchas veces puede confundirse con una faringitis bacteriana (inflamación y dolor de garganta con placas, fiebre, ganglios del cuello inflamados...), los síntomas suelen orientar al médico: si el niño presenta el hígado y el bazo aumentados, esto le pone en la pista de la mononucleosis. Además, hay otro síntoma que diferencia a ésta de una infección bacteriana: la rinitis.

Según explica el Dr. José Tomás, “el hecho de que el niño tenga rinitis indica que no es una bacteria la que provoca la infección, ya que las bacterias no la producen. Se trata de un virus y no se administran antibióticos”.

Para confirmar el diagnóstico es necesario un análisis de sangre para detectar anticuerpos contra el virus de Epstein-Barr y comprobar si las transaminasas (enzimas presentes en el suero sanguíneo) están altas. “Dada la benignidad de la enfermedad, sólo se hacen análisis cuando hay síntomas muy llamativos y cuando se presta a confusión”, aclara José Tomás Ramos.

Otros virus

Existen otros virus que pueden provocar mononucleosis:

  • Citomegalovirus

Los síntomas que produce son similares a los del virus Epstein-Barr. El niño presenta fiebre alta, inflamación de los ganglios y aumento del tamaño del hígado y del bazo. No suele producir placas blancas en la garganta y, si las hay, son pequeñas. La diferencia con el Epstein-Barr es que se suele adquirir antes, por lo que afecta más a niños menores de cuatro años. La duración es similar y el diagnóstico también se confirma con análisis.

  • Herpes simplex virus

Puede dar lugar a un síndrome mononucleósico caracterizado por fiebre alta, inflamación y dolor de garganta y ganglios. En algunos casos, pueden aparecer placas pequeñas en la garganta y es raro que haya inflamación del hígado y del bazo. Este virus es muy frecuente en el niño y cuando se contrae por primera vez origina llagas blancas en la boca, muy dolorosas, que le impiden comer. Se recomienda darle mucho líquido y evitar bebidas ácidas, como el zumo de naranja. “En casos graves, existe un tratamiento contra el virus herpes, el aciclovir, que puede acortar los síntomas”, indica José Tomás Ramos. Pasada la infección, el virus queda latente y puede reactivarse, produciendo heridas en los labios.

Sumario

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube