Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Pruebas para saber si el niño tiene alergia

Para conocer la causa de una alergia, el alergólogo someterá al niño a una serie de pruebas y, en función de los resultados, os indicará la pauta terapéutica a seguir. Las pruebas cutáneas no son molestas, el niño notará la misma sensación que la picadura de un mosquito y suelen ser las primeras que se realizan.

Belinda Santamaría; Asesor médico: Juan manuel Sanz-Gadea, pediatra.
Imprimir
Alergias respiratorias en niños

El alergólogo recurrirá primero a las pruebas básicas y en ellas utilizará los alergenos que con más frecuencia causan problemas. Si el resultado no es concluyente y la salud de tu hijo así lo requiere (las crisis asmáticas o los broncoespasmos asociados a una alergia sin control pueden resultar peligrosos), os indicará otras más específicas que deben realizarse en un centro hospitalario y con altas medidas de control.

PRUEBAS CUTÁNEAS

Se colocan en el brazo gotas de los alergenos separadas 3 cm entre sí. Se pincha cada una de ellas con una fina lanceta para introducirla bajo la piel.
Se espera 20 minutos y se mide el tamaño del habón que aparezca. Si el diámetro supera los 3 mm el resultado es positivo (el niño no debe haber tomado antihistamínicos en los 10 días previos a la prueba, para que estos no influyan en ella).

ANÁLISIS DE SANGRE

Si hay un mínimo habón y surgen dudas o si el resultado no es del todo concluyente, el alergólogo pedirá que se realice un análisis sanguíneo, bien mediante extracción normal, bien mediante un pinchazo en el dedo para obtener un par de gotas de sangre (a los más chiquitines les hacen la punción en el talón). Sobre esa sangre se realizan las pruebas. Como en el caso anterior los 10-15 días anteriores a la extracción no debe haber tomado ningún antihistamínico

PARCHES EN LA ESPALDA

Se aplican a ambos lados de la columna unos parches con las sustancias sospechosas y se espera 24 horas para poder valorar la reacción de la piel. Se emplean cuando se sospecha que algo inhalado es la causa de una dermatitis atópica (no se deben poner en la piel tratada con corticoides).

PROVOCACIÓN

Estas pruebas se realizan en ambiente hospitalario y bajo vigilancia médica para controlar inmediatamente una posible reacción adversa a la sustancia. Se suele emplear más para casos en los que se sospecha alergia a medicamentos o a alimentos. Cuando es para inhalantes, se aplica la sustancia en el ojo cada 15 minutos y se observa la reacción de la conjuntiva (picor, inflamación, etc.).

CÓMO SE TRATA LA ALERGIA

El primer paso es aliviar la molestia de los síntomas. Para ello hay que tener a mano y usar a diario un spray de agua de mar para la nariz: higieniza, tiene efecto mucolítico, repara la mucosa nasal y reduce el picor de la nariz y del paladar.
Hay que lavar los ojos un par de veces al día con suero fisiológico y usar siempre gafas de sol para salir a la calle.

En cuanto al tratamiento farmacológico, éste ha de ser indicado por el pediatra y/o el especialista. El niño precisará antihistamínicos, ya sea en forma de jarabes, colirios, pomadas o pastillas (si sabe tragarlas). Un broncodilatador para casos de dificultad respiratoria y asma y un medidor de flujos para conocer el estado de los bronquios.
La inmunoterapia (la vacuna) ha de ser personalizada para cada niño y es la única terapia que cura la alergia. Consiste en soluciones inyectables que deben administrarse en el centro de salud, cada semana (durante 4 a 12 semanas) y después una vez al mes durante 3-5 años.
También existe la opción de la administración de la inmunoterapia sublingual, ésta se realiza en casa, durante la fase de inicio ha de ser todos los días y en fase de mantenimiento, tres veces a la semana durante 3-6 años.
Pregunta al especialista cuál es la más indicada para tu hijo.

Categoría: Salud
Ver más articulos