Plantas medicinales para niños

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Sumario

Plantas medicinales para niños

La fitoterapia puede ser una gran aliada para combatir afecciones infantiles invernales. Prescrita y pautada por un experto, ofrece tratamientos poco agresivos que respetan las defensas del niño.

Gemma Cardona. Asesores: Dr. Ignacio Bachiller, pdte. de la Soc. Asturiana de Fitoterapia, y Dr. Salvador Cañigueral, prof. de Farmacología de la Universidad de Barcelona y pdte. de la Soc. Española de Fitoterapia.

Niño en el campo

No te pierdas

Leer Más

Ya ha llegado el invierno y, con él, los temidos virus y resfriados. Las afecciones respiratorias son las más recurrentes durante estos meses, aunque también aparecen otras, como problemas intestinales, eczemas... Para combatir estas dolencias, la fitoterapia, es decir, el uso de plantas medicinales, puede resultar muy útil.

Cada vez son más los pediatras que optan por incluirla en sus tratamientos: dos de cada tres la recomiendan, según una encuesta realizada por el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO).
Y es que tiene muchas ventajas. En primer lugar, los expertos en la materia resaltan que, bien prescrita, sus tratamientos son poco agresivos, tienen pocos efectos secundarios (y los que tienen son leves) y respetan las defensas del niño.
Esto es importante en las infecciones respiratorias, que se repiten a lo largo del invierno. “Con la fitoterapia conseguimos que el niño esté más sano, tenga menos recaídas durante el año y que haya menos absentismo escolar”, dice el doctor Ignacio Bachiller, presidente de la Sociedad Asturiana de Fitoterapia.
Otra gran ventaja es que no es un tratamiento excluyente de antibióticos o de otro tipo de fármacos. Se puede utilizar como refuerzo sin problemas. Pero, eso sí, consultando siempre su uso con el pediatra para evitar posibles interacciones. “Mucha gente cree que al ser naturales, las plantas son inocuas y eso es un error. No hay que olvidar que en realidad son medicamentos”, advierte Salvador Cañigueral, profesor de Farmacología de la Universidad de Barcelona y presidente de la Sociedad Española de Fitoterapia.

A CADA MAL SU SOLUCIÓN

Se estima que en el mundo se utilizan unas 10.000 especies vegetales con fines medicinales. En el mercado hay multitud de plantas con este fin, entre las que puedes encontrar solución para casi cualquier afección (siempre bajo prescripción médica). Incluso hay algunas que son muy útiles para prevenir. Por ejemplo, hay estudios que destacan la acción como estimulante inmunológico de la equinácea y el própolis.
Y, contrariamente a lo que a veces se cree, la fitoterapia no sólo resulta útil a largo plazo. Así, el doctor Bachiller afirma que “la idea de que tarda mucho en actuar y que hay que ser paciente no es cierta”.

Para las principales afecciones, éstas son las plantas más indicadas:

  • Resfriado: Ante los primeros síntomas, la equinácea (en cápsulas, en gotas o en infusión) se ha mostrado muy eficaz. Si la afección está más avanzada, las propiedades expectorantes de la hiedra van muy bien. Puedes encontrarla en tisana, en comprimidos o en gotas.
  • Tos: La malva y el tomillo son plantas calmantes muy útiles en estos casos. Las hay en infusiones, gotas, cápsulas o jarabe (junto a otras plantas). También hay supositorios de tomillo y drosera para lactantes, con acción expectorante. Otra opción es la grindelia en jarabe.
  • Fiebre: Puedes optar por el saúco, en infusión, jarabe o gotas, es un buen sudorífico. O también por la tila, preparada en infusión.
  • Cólico del lactante: Es una de las afecciones en las que más se prescribe la fitoterapia. Un estudio de la Universidad de Turín demuestra que la mezcla de melisa, hinojo y manzanilla disminuye el llanto causado por cólicos en un 85,4% de los casos. Se administran en infusión. Y actualmente también hay preparados específicos para bebés que encontrarás en farmacias.
  • Insomnio: Ante este problema, opta por el lúpulo, en infusión. Es una planta tan eficaz que incluso se utiliza para elaborar almohadas infantiles. La flor de azahar es otro buen sedante. Se puede preparar en infusión y también hay vaporizadores con su esencia.
  • Nerviosismo: Una de las mejores por su alta seguridad, incluso en tratamientos prolongados, es la pasiflora (infusión, gotas o jarabe). O la melisa y la flor de lavanda, que se administran en infusión, ambas, o usando sus hojas (melisa) o su esencia (flor de lavanda) en la bañera.
  • Vómitos: Manzanilla, anís e hinojo son tres plantas ideales para este malestar, juntas en infusión.
  • Diarrea: Es una afección autolimitada, pero puedes utilizar plantas con taninos, como la corteza de roble, en forma de decocción. También jalea o extractos de manzana.
  • Estreñimiento: Opta por laxantes como la malva, el malvavisco, el plántago o la zaragatona. Se toman en infusión, jarabes o cápsulas.
  • Pieles secas o atópicas: Lo mejor son las cápsulas de aceite de onagra o de borraja, aunque son grandes y difíciles de tragar. Puedes extraer su aceite y añadirlo al plato del niño.
  • Dermatitis y eczemas. Las pomadas de caléndula o aloe vera son perfectas. Puedes fabricar una crema casera triturando la pulpa del aguacate (con vitaminas D y E, que estimulan la formación de colágeno).

Sumario

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube