Salud

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Los dolores de tripa de los niños

No siempre resulta fácil saber a qué se debe el dolor de tripa de los niños, ya que esta zona es el centro de las emociones y muchas veces éstas, y no una dolencia física, son las causantes de las molestias.

Coks Feenstra

Los dolores de tripa de los niños

No te pierdas

Nombres de niños

Carlos se queja de dolor de tripa todas las mañanas antes de ir al campamento urbano. Tuvo un altercado con un compañero y desde entonces se angustia en cuanto le ve. Su madre le tranquiliza dándole un masaje en la tripa y un beso.

Puede ser miedo

En este caso el dolor de tripa se debe a un miedo. Una vez pasado el trago de entrar en el centro y ver que el otro niño no le hace nada, Carlos se lo pasa bien con el resto de sus compañeros y no vuelve a sentirse indispuesto.

Los pediatras llaman a su dolencia “dolor de tripa social” y es muy habitual entre los 4 y los 10 años. Si tu hijo lo sufre...

  • Préstale atención (realmente siente dolor) y masajéale la zona afectada.
  • Enséñale palabras para expresar sus emociones, como ansiedad (“tengo una piedra en el estómago”), miedo (“¿y si el otro niño me pega?”), vergüenza (“no me gusta que me miren”)... Las palabras le ayudarán a entenderse y a controlarse.
  • No le agobies, pero anímale a enfrentarse a la situación que le angustia. Es la única manera de que vaya cogiendo seguridad en sí mismo.

O demasiada ilusión

A Inés también le duele la tripa, pero no por miedo, sino porque le hace tanta ilusión quedarse a dormir en casa de su amiga, que los hechos la desbordan. Tanto es así, que al final las molestias han acabado produciéndole diarrea. Los niños como Inés tienen el intestino hipersensible.

Si el tuyo es uno de ellos, prepárale para afrontar las situaciones que le sobrepasan, dividiendo el proceso en varios pasos. En el caso de Inés, quizá sería bueno dejarla un día entero en casa de su mejor amiga, antes de que pase la noche con ella.

El dolor de tripa de los niños también puede ser una llamada de atención para que los padres les dediquen más tiempo.

En estos casos hay que hablar con los pequeños y explicarles que tenemos unas obligaciones diarias que cumplir, pero que una vez que las terminemos, podremos disfrutar de un tiempo juntos en el que nada ni nadie podrá molestarnos.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube