Crecer feliz.es
Buscador
Imprimir
Enviar
Twitter
Facebook
GooglePlus

Problemas visuales en los niños

Muchos niños tienen problemas de visión cuando son pequeños. Sin embargo, estos problemas no siempre son fáciles de detectar. Es necesario identificarlos y saber cómo tratarlos.

Eva Calvo. (Asesor médico: Dr. Jorge Torres, especialista de la Unidad de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo de Vissum, Hospital Oftalmológico de Madrid.)
problemas visuales en niños

Aunque ante un problema visual en tu hijo el oftalmólofo tiene que ser quien prescriba las pautas a seguir, a continuación, te informamos de algunos de los problemas visuales y de cómo han de corregirse para que estés informada y preparada.

  • Ambliopía u ojo vago. Afecta a uno de cada cuatro niños en España y consiste en pérdida parcial de la visión en uno o los dos ojos. Se corrige penalizando la visión del ojo que ve bien, para forzar al otro a trabajar. Si no se trata antes de los siete años, las posibilidades de perder la visión en ese ojo son muy altas, ya que el cerebro será incapaz de desarrollar las conexiones necesarias para “saber cómo ver a través de él”. En muchos casos este problema va acompañado de estrabismo, lo que facilita su detección.
  • Estrabismo. Afecta al 4% de los niños y consiste en una alineación incorrecta de los ojos, que miran hacia dentro, hacia fuera, hacia arriba o hacia abajo (en niños de hasta 6 meses de vida no es valorable). Generalmente se intenta corregir con gafas que fuerzan al ojo a mantenerse alineado. Si no funciona, hay que recurrir a la cirugía para alinear los músculos oculares.
  • Miopía. Si has notado que tu hijo prefiere jugar dentro de casa (con puzzles, pintura, mecanos…) y no se divierte cuando le llevas al parque, una de las razones puede ser que tenga un problema de miopía. Esta patología hace que la visión de lejos sea mala, por lo que el niño no se encuentra seguro jugando en un lugar amplio en el que no puede percibir bien las cosas ni las distancias. La graduación suele aumentar hasta el final de la adolescencia; luego se estabiliza.
  • Hipermetropía. Es lo contrario a la miopía. Buena visión de lejos y mala de cerca. A los niños hipermétropes no les gustan las actividades en las que hay que fijar la vista, ya que tienen dificultad para enfocar los objetos cercanos. Algunos de estos niños que usan gafas durante la infancia para corregirla no las necesitarán de adultos.
  • Astigmatismo. Suele ir acompañado de hipermetropía o miopía y hace que la visión sea un poco borrosa. Si el niño padece astigmatismo leve y no se queja de dolor de cabeza, no son necesarias las gafas, ya que los ojos son capaces de compensarlo.

Cómo estimular su desarrollo visual

Estimular su vista os ayudará. A él, a sacar provecho de sus ojos; y a ti, a detectar problemas.

DE 0 A 1 AÑO.
Le interesan los objetos muy contrastados cercanos a él.
Para desarrollar su habilidad visual siéntate cerca, háblale y ve girando la cabeza para que te siga con la mirada. Cambia la posición de su cuna para que tenga otras perspectivas y juega con él a que siga la luz de una linterna en la pared.

DE 1 A 2 AÑOS.
Empieza la exploración de objetos más lejanos. Es lo que le va a incitar a gatear, caminar, correr y a desarrollar la coordinación ojo-mano. Ponle objetos conocidos fuera de su alcance para que intente cogerlos. Cuando los toque, dile cómo se llaman y de este modo asociará visión y lenguaje.

DE 3 A 5 AÑOS.
Las habilidades de escritura y lectura se desarrollan a partir de los 4 años. Enséñale a mover los ojos de izquierda a derecha para leer, poniendo su dedo en las palabras que leas. Ayúdale a coordinar ojo-mano-pie, jugando a la pelota, al globo...

Categoría: Salud

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook