Crecer feliz.es
Buscador
cerrar
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus

Cómo cuidar la espalda de tu hijo

Para que el desarrollo de la columna se produzca de forma armónica es fundamental cuidar la espalda del niño. Si no, el propio crecimiento y las malas posturas pueden acabar derivando en dolencias como la escoliosis.

Patricia Morcillo. Asesor: Carlos Herrero Jover, traumatólogo pediátrico.
esplada recta en los niños

La mejor manera de conseguir que tu hijo tenga una espalda fuerte y flexible consiste en acostumbrarle a hacer ejercicio. Si lleva una vida sedentaria perderá fuerza en la musculatura y es más probable que la columna se le desvíe.

Por el contrario, deportes como correr, montar en bici, bailar y nadar le ayudan a mantener una buena forma física.

Gimnasia postural

Otro aspecto importantísimo es acostumbrarle a adoptar buenas posturas a lo largo del día:

  • La idónea para caminar es manteniendo la espalda derecha y los hombros ligeramente echados hacia atrás.
  • Cuando se siente, recuérdale que meta bien el culete en el asiento, que apoye la espalda en el respaldo y que ponga los codos sobre la mesa. Intenta que no permanezca sentado más de 30 minutos seguidos.
  • Para dormir, lo ideal es que lo haga boca arriba, para respetar los 15º de curvatura natural que tiene la espina dorsal y para no comprimir los órganos laterales. Cómprale un colchón firme y ponlo sobre un canapé rígido, a ser posible de lamas. En cuanto a la almohada, no debe ser ni muy gruesa ni muy plana.
  • Para que no fuerce la espalda cuando vaya al colegio, cómprale una mochila con ruedas y de altura regulable. Si prefiere una de espalda, debe tener los tirantes anchos para que no le hagan daño. Y no dejes que la lleve sólo en un hombro; para que la espalda no sufra debe colgársela de los dos.

Sobre la escoliosis

Tomando estas precauciones, mantendrás a tu hijo a salvo de la escoliosis, que es la deformidad de la columna más frecuente durante el crecimiento.

Se caracteriza por que la columna se retuerce sobre su eje longitudinal y se manifiesta por asimetrías en los omóplatos o en los costados, por la prominencia de las costillas y por el desvío del eje cuello-línea interglútea.

La necesidad de un tratamiento específico se determina en función de cuándo y dónde se genera la desviación, el tiempo que le queda al niño por crecer, la fuerza muscular...

Las escoliosis se clasifican en dos grandes grupos: las de inicio precoz, que surgen antes de los 5 años de edad y suelen corregirse espontáneamente, y las de inicio tardío, que aparecen hacia los 10 años.

Éstas también suelen curarse bien, pero con el tratamiento adecuado; es decir, con revisiones periódicas, la utilización de corsés o, en último caso, cirugía.

Por el contrario, los ejercicios de estiramiento, la fisioterapia preventiva y la electroestimulación de la musculatura pueden ser contraproducentes.

Para saber cómo funciona la espalda y la mejor forma de cuidarla, entra en www.espalda.org. Además de encontrar mucha información podrás descargarte el cuento "El lumbago de Juan". Gracias a él tu hijo se concienciará de lo que debe hacer para no sufrir dolor de espalda.

Keywords: Escoliosis, espalda, niño y salud | Categoría: Salud

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook

Publicidad