Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Cómo actuar si tu hijo se hace una brecha

A esta edad en la que no paran quietos, las caídas y los golpes en la cabeza están a la orden del día. ¡Menos mal que las brechas, aunque alarmen mucho, no suelen revestir gravedad!

Eva Calvo; Asesor médico: Jordi Pou Fernández, pediatra.
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
niño brecha

Muchos de los golpes que se dan los niños de esta edad son en la cabeza, porque ésta sigue siendo la parte del cuerpo que más les pesa y porque casi siempre tienen las manos ocupadas con algo y no les da tiempo a ponerlas delante para protegerse.

 Si tu hijo se hace una brecha, procura no perder los nervios y piensa que sangra así porque la frente y el cuero cabelludo están muy vascularizados.

¿Voy al médico o no?

Lo primero que debes hacer es intentar parar el sangrado, aplicando suavemente sobre la herida una gasa o un paño limpio, durante diez minutos.

Después lava bien la herida con abundante agua del grifo para arrastrar la suciedad (no le soples, hacerlo favorece la propagación de los gérmenes), sécala con suavidad y échale un vistazo: si se trata de un corte limpio, superficial, de menos de un centímetro de longitud y además está en una zona poco visible, lo más probable es que no necesite atención médica y que con la aplicación de un antiséptico transparente sea suficiente. Evita el agua oxigenada (es poco eficaz contra los gérmenes y reblandece los tejidos) y el alcohol (resulta demasiado agresivo).

Pero si no logras cortar la hemorragia o tu hijo se marea, vomita, le entra sueño, sufre atontamiento o se queja de que le duele la cabeza, llévale a urgencias de inmediato, por si tuviera una conmoción.

El especialista optará por suturarle si considera que la herida no podrá cerrase por sí sola o tardará mucho en hacerlo (esto aumenta el riesgo de infección y acaba en peores resultados estéticos).

Diferentes suturas

Si la brecha es pequeña y no está ni en el cuero cabelludo ni cerca de los ojos ni de la boca, puede que el médico utilice tiras adhesivas o un pegamento quirúrgico que se reabsorbe solo. De lo contrario, la cerrará con puntos o grapas.

En ambos casos aplicará a tu hijo un gel anestésico para paliar su dolor y te pedirá que vuelvas en una semana, para comprobar la evolución de la herida y quitarle lo que le haya puesto (no le dolerá).

Si tu hijo está al día con el calendario de vacunación no necesitará que le pongan una inyección contra el tétanos (está protegido con la dosis de los 18 meses). Sólo habrá que revacunarle si se ha cortado con un hierro roñoso o lo ha hecho en una zona donde hay excrementos de animales.

¡Qué práctico!

Una vez que a tu hijo le quiten los puntos de la brecha, para favorecer la cicatrización de la herida y que no le quede marca debes...

  • Cubrirle la zona con una crema de protección solar alta siempre que salgáis a la calle e ir renovándosela según lo vaya necesitando (llévala en el bolso).
  • Aplicarle una crema de rosa mosqueta todas las noches, antes de que se meta en la cama.

Los cuidados que precisa en casa

  • Si se encuentra dolorido, puedes darle paracetamol o ibuprofeno infantil (según la edad). Si le pones hielo (el frío actúa como anestésico), comprueba que está bien envuelto en una bolsa de plástico y después en un trapo, para que ni le moje la herida (se la reblandecería) ni le queme la piel.
  • Dos días después del percance quítale el apósito que le hayan puesto. Las heridas cicatrizan mejor al aire.
  • Cuando le bañes, sécale bien la zona dándole ligeros toquecitos con la toalla, pero nunca le frotes con ella.
Keywords: brecha, chichones, golpes, heridas, niño y sangre | Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos