Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Enseña a tu hijo a disfrutar de la visita a un museo

Es muy sencillo familiarizarle con los museos y enseñarle a disfrutar de ellos desde pequeñitos. Te damos pautas.

Esther Alonso
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Enseña a tu hijo a disfrutar de la visita a un museo

Preparar con el niño la visita a un museo ayuda a que la experiencia le resulte todavía más enriquecedora.

Dada su corta edad, descartad los museos exclusivos para mayores (si se aburre en su primera visita “cultural”, no querrá hacer más) y escoged entre todos los museos que haya en vuestra localidad, esos en los que los niños pueden interactuar, tocar y participar en laboratorios, ver vídeos, hacer experimentos...

Visita breve y organizada

Una vez que hayáis decidido dónde ir con él, dadle unas sencillas pautas de conducta, para que sepa cómo comportarse y evitar que se sienta fuera de lugar: recordadle que no puede tocar las obras expuestas (salvo en los lugares que lo autorizan expresamente), que no está permitido gritar ni correr, que tiene que esperar su turno para poder hacer un experimento...

Otro aspecto importante es que tratéis de infundir a la visita cierto aire de aventura. El simple hecho de sacar las entradas, pasar el bolso por el arco de seguridad y dejar las bolsas en consigna puede convertirse en algo muy interesante para él, si os lo proponéis.

Salvo que el niño esté ensimismado con lo que está viendo o haciendo, procurad que la visita no dure más de una hora. Es mejor que se quede con ganas de volver otro día, a que se harte y salga hastiado de allí.

Si el museo es muy grande, centráos sólo en una o dos salas y, en cualquier caso, id explicando a vuestro hijo con detalle lo que está viendo.

Además, debéis participar con él en los talleres y en los módulos interactivos específicos para que los manipulen los más pequeños. Procurad en todo momento que sienta que está haciendo algo importante: así centrará toda su atención en lo que tiene entre manos, estará más receptivo y aprenderá más.

Antes de iros del museo, compradle algún detalle que le ayude a mantener viva en su memoria esta visita cultural.

Recordar lo aprendido

Una vez en casa, animad a vuestro hijo a repasar lo que ha aprendido...

  • Podéis colgar en una pared de su dormitorio las láminas que habréis adquirido en el museo. 
  • También le gustará que degustéis juntos ese postre que ha preparado en el taller, al tiempo que os enumera los pasos que ha seguido en su elaboración.
  • Animarle a dibujar alguna pintura que hayáis visto es otra forma de repasar sus nuevos descubrimientos. Para ayudarle a memorizar los nombres de todos los cuadros, podéis hacer una representación simbólica de los mismos, a modo de breve función teatral. 
  • Hojear juntos una enciclopedia donde aparezcan los personajes, los cuadros o los animales que habéis visto en el museo, es otra actividad que aumentará sus ganas de saber más sobre ellos.

Si os acostumbráis a visitar museos con vuestro hijo, despertaréis su interés por el entorno, el arte, la cultura y la ciencia desde su más tierna infancia.

Keywords: disfrutar, enseñar, Museo, niño y visita | Categoría: Ocio

Publicidad

Ver más articulos