Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Trucos para hacer fotos a niños

Con estas pautas sacarás el mejor partido a tu cámara y lograrás sacar a tus hijos de lo más favorecidos. ¡Consigue un álbum espectacular!

Eva Rodríguez Soler. Asesor: Fructu Navarro, fotógrafo
Imprimir
Cómo hacer buenas fotos a niños.

La virtud número uno de un buen fotógrafo de niños es saber ponerse en su piel: hay que armarse de paciencia y estar siempre preparado para disparar”, afirma Fructu Navarro en su obra “Guía fácil de fotografía para torpes”, editada por Oberon. Además, hay otras pautas que puedes tener en cuenta a la hora de hacer click. Te las contamos:

Con la luz natural

Es la mejor para hacer fotos a niños. Las luces suaves del amanecer o del atardecer propician imágenes muy especiales. Para evitar el contraluz, que deja el rostro de tu hijo a oscuras, el sol no debe estar frente a la cámara. Pero tampoco conviene que le dé directamente en la cara, pues le hará cerrar o guiñar los ojos. Lo mejor es poner al peque en un lugar sombreado, si estás en el exterior.

Interiores sin flash

 Se tiende a usar automáticamente, pero si puedes, evítalo; el flash directo de la cámara actúa como una linterna apuntando a la cara y produce un efecto poco natural. Aprovecha la luz que entra por la ventana o la de unas velas o una lámpara de mesa. Sitúa al peque cerca de esas luces (con cuidado en el caso de las velas) o tenlas en cuenta al sacar la foto.

Colócate cerca

Cuanto más, mejor. No abuses del zoom y acércate físicamente al niño con la cámara. Esto ayuda a conseguir imágenes con más fuerza, creatividad e impacto. Para capturar la intensidad de su mirada, agáchate: pon el objetivo a la altura de sus ojos y usa esa altura como referencia para la composición del resto de la toma.

La cámara y el móvil, siempre a punto

Llévalos siempre contigo y listos para disparar. No olvides recargar las baterías y comprobar que tienes espacio en la memoria.

Cuida los fondos

Que no estén atiborrados de mil elementos, pues restarían importancia al motivo principal de la foto, tu hijo. ¿Qué se ve detrás de él? Tenlo en cuenta.

Lo mejor son los fondos simples: en el exterior, aprovecha el fondo de agua que te pueden proporcionar la piscina o la playa, por ejemplo, o un fondo de hojas o de hierba. En el interior, una pared o una tela de color bonito pueden servirte.

¿Qué ropa ponerle?

Utiliza colores alegres y lisos y evita los tonos apagados como rosa, azul celeste o crema.

No hagas posar a los niños

Que te sitúes a la altura de sus ojos no quiere decir que no seas capaz de captar sus expresiones cuando no está mirando a la cámara. Es más, la mirada directa a la lente hace que la pose sea menos natural. Lo mejor es que le sorprendas en su ambiente, mientras juega, chapotea o se pringa con el helado de chocolate. ¡Fotos creativas versus pose ideal!

Cuenta una historia

“Cuando salgas de viaje, trata de hacer tus fotos contándolo todo”, aconseja Fructu Navarro. Haz fotos de detalles: el momento de hacer la maleta, los niños preparando sus juguetes, la bolsa de la compra, la salida del supermercado, el coche con los bultos dentro, los billetes, momentos en el aeropuerto...

Y así, todos los pequeños instantes te servirán para contar el viaje. Haz todo eso siguiendo un orden, cada momento formará parte de la historia haciéndola más rica, divertida y, sobre todo, creando sensación de continuidad. Esta regla te educa a verlo todo como una oportunidad y hará que nunca te quedes corta en imágenes.

Haz un álbum

Guardar las fotos en el ordenador es sencillo: basta con abrir carpetas y ordenarlas por fechas o temas. Hacer álbumes es una gran pasión. La opción de archivar las fotos en papel te permitirá mucha creatividad: escribir detalles al margen (cuándo se tomó la imagen, dónde…), pegar los billetes de avión o de tren, tickets de visitas culturales o lúdicas, hacer dibujos…

También hay establecimientos que realizan este tipo de trabajo según tus preferencias.

ADEMÁS... Cómo sacar buenas fotos en el embarazo

Categoría: Ocio
Ver más articulos