Educación

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Poner normas en la etapa más peligrosa

Entre los 18 meses y los 3 años los niños, por diferentes motivos, están más expuestos a sufrir accidentes. Ser firmes y constantes con las normas de seguridad y y no bajar nunca la guardia es fundamental para protegerles en esta etapa tan peligrosa.

Crecer Feliz

cruzar-la-calle-de-la-mano

No te pierdas

Entre los 18 meses y los 3 años los niños quieren experimentar y probar sus límites, les encanta ensayar el movimiento y, al mismo tiempo, atraviesan una crisis de oposición que les incita a la desobediencia (por eso aumentan sus rabietas), como una forma de reafirmar su personalidad.

Todo ello hace que ésta sea una etapa complicada y peligrosa, ya que comprenden lo que les decimos, pero la tendencia al “no” les hace impredecibles. Y como son irreflexivos, inclinados a la acción y aún no tienen conciencia del peligro (no pueden anticipar las consecuencias de sus actos), están mucho más expuestos a sufrir algún accidente.

Por eso es fundamental dejar las cosas claras y establecer las reglas de seguridad que no son negociables (ir de la mano por la acera y siempre que vaya al cruzar alguna calle, ir atado en la sillita del automóvil aunque se trate de trayectos cortos...). A esta edad su memoria es aún corta y no son realmente conscientes de la importancia de lo que les decimos, por eso tenemos que repetirles una y otra vez las normas, con cariño y paciencia, pero también con firmeza y constancia, sin ceder ante sus protestas.

A partir de los 3 años las cosas mejoran un poco: ya entienden el significado de riesgo-peligro y, por regla general, suelen respetar las indicaciones de padres y cuidadores. Aun así, no podemos bajar la guardia, porque continúa su tendencia a actuar antes de pensar y no dudan en salir corriendo tras un balón que se les ha escapado a la calzada, sin reparar en los coches, o en cruzar corriendo la calle sin mirar cuando alguien les llama desde la otra acera. Cuando están inmersos en sus juegos no son conscientes de nada más.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube