Educación

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Cómo educar a tu hijo para que se haga fuerte

Te contamos los cinco aspectos básicos que los padres debemos transmitir a nuestros hijos para convertirlos en personas estables y sólidas, capaces de hacer frente a las adversidades sin venirse abajo.

Silvia Cándano

Por un carácter fuerte

No te pierdas

Nombres de niños

Leer Más

La teoría del "Big Five", elaborada por numerosos psicólogos y especialistas en asuntos familiares y de educación, se refiere a los cinco pilares básicos que los padres debemos mostrar a nuestros pequeños para ayudarles a adquirir un carácter fuerte, entendiendo por ello no que se conviertan en seres inaccesibles y autoritarios, sino que lleguen a ser personas independientes, seguras, autónomas, capaces de tomar decisiones y con la estabilidad interior suficiente para entablar relaciones afectivas y duraderas con los demás. Los cinco pilares son:

ENERGÍA

Un padre (o una madre) vital, emprendedor, activo y con ganas de vivir se muestra confiado, optimista y dispuesto a disfrutar del día a día, lo que da a su hijo una visión positiva de la vida.

REALISMO

Sólo los padres que son conscientes de sus propias limitaciones pueden ser capaces de comprometerse de una forma firme con los demás... y de no decepcionarlos. Los padres que son realistas animan a sus hijos a que mejoren y se esfuercen en mejorar, pero siempre tienen en cuenta su edad y su nivel emocional. Así, al no ponerles metas demasiado altas, consiguen que se vayan superando poco a poco, sin frustrarse ni poner en duda sus capacidades.

ACCESIBILIDAD

Tiene dos aspectos: la relación que el padre mantiene consigo mismo (¿le gusta su manera de ser?, ¿se siente bien con su persona?) y la que mantiene con los que le rodean, que implica saber escucharlos, ponerse en su lugar, preocuparse por su bienestar... De este modo, el niño aprende a tener en cuenta a los otros.

EQUILIBRIO

Consiste en no dejarse llevar por el nerviosismo, la ansiedad, los conflictos cotidianos y la frustración. Los padres emocionalmente equilibrados son el mejor ejemplo para que sus hijos puedan llegar a ser personas fuertes y sensibles a la vez, seguras de sí mismas y confiadas respecto a los demás.

APERTURA

Hace referencia a nuestra manera de vivir el pasado y afrontar el futuro. Se refiere a la disposición abierta y positiva hacia las nuevas ideas, valores e intereses que se presentan con el paso del tiempo. Educar desde esta perspectiva significa no aferrarse a la idea de que "cualquier tiempo pasado fue mejor", aceptar otras formas de ver las cosas y mostrarnos receptivos a las circunstancias nuevas que ahora viven nuestros hijos.

Por supuesto, para poder transmitir estos pilares a nuestros hijos antes tienen que convertirse en rasgos propios de nuestra personalidad, sólo así podrmeos enseñárselos a nuestros pequeños.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube