Educación

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Aprende las diferencias entre los niños y las niñas

Ellas se privan por una muñeca y ellos, por un balón. Las niñas charlan con su amiga mientras los niños juegan a hacer el bruto. Conocer sus diferencias te ayudará en su educación.

Miguel Ángel Conesa. Psicólogo.

Aprende las diferencias entre los niños y las niñas

Tu hijo es un ser único que tiene su propia personalidad. Sus formas de jugar y de relacionarse están más determinadas por su carácter que por su sexo.

Pero las diferencias entre niños y niñas existen. Y esta realidad queda clara en su forma de divertirse. De hecho, siempre han existido juegos de niños y juegos de niñas típicos.

Por ejemplo, a los 4 años, ellas se decantan por las muñecas y prefieren jugar con una amiga en un rincón del parque. Ellos se inclinan por los balones y los juegos movidos en grupo.

Los padres tienen que educar a sus hijos para que convivan en una sociedad igualitaria, pero también respetar sus diferencias y ayudarles a desarrollar sus capacidades.

Distintos, pero no tanto

Hasta los 3 años, las diferencias entre los niños y las niñas son todavía sutiles; pasan por las mismas etapas y les gustan los mismos juguetes.

Pero a los 4 años el nivel de testosterona (la hormona masculina) se duplica en los niños.

Por eso se vuelven más bruscos y comienzan a practicar juegos más activos. Las niñas prefieren entretenerse de manera tranquila con una o dos amigas y sus cocinitas, y ellos se agrupan para hacer carreras, jugar a policías y ladrones o echar un partido de fútbol.

Ellas aprenden antes a participar en juegos de cooperación; ellos tienden más a la competición.

Sin embargo, muchos de sus juegos favoritos son “unisex”: los triciclos, los patines, los puzzles o los libros de cuentos.

Y también los balones y los principales objetos del juego simbólico: los muñecos. A los 4 años, tanto los niños como las niñas se ven atraídos por los muñecos de apariencia humana; con ellos imitan a mamá y a papá (por eso juegan a bañarlos, vestirlos, abrazarlos, regañarlos…), ensayan distintos roles, descubren las profesiones y las tareas de casa y aprenden a ponerse en el lugar de los otros.

En algunas ocasiones expresan mejor sus emociones, vivencias y sentimientos a través de sus muñecos que hablando con sus padres. Por eso es bueno fomentar y observar estos juegos.

¿Hay que tratarles igual?

Aceptar el carácter y la personalidad de los hijos es fundamental para su desarrollo. Si los padres critican su forma de jugar o de relacionarse, coartan sus iniciativas.

Sin embargo, sí es bueno estimular comportamientos asociados al sexo contrario, y que no lo son: enseñar a los niños a ser más sensibles y a las niñas a ser más decididas.

Es verdad que los niños y las niñas son diferentes en algunos aspectos. Y también que los padres y madres los tratan de forma distinta dependiendo de su propio sexo: los padres juegan y actúan de un modo más físico y las madres prodigan más las caricias y el lenguaje.

No importa. La clave está en hacer entender a los hijos que todos somos diferentes y que cualquier persona puede hacer bien cualquier actividad.

Valorar la diferencia sin rechazar a los que son distintos es la mejor receta para que tu hijo o tu hija aprendan a quererse y a desarrollar sus capacidades.

  • Al niño:

Dale a diario oportunidades para jugar al aire libre, alborotar, hacer “el bruto”... Necesita desfogar su energía.

Pero alterna estos momentos de acción intensa con otros más tranquilos: siéntate con él a hacer
un puzzle, dibujar, construir un castillo, leer, hacer manualidades… Potencia también su lado sensible: si quiere jugar a las muñecas o a las cocinitas, anímale a hacerlo.

  • A la niña:

Déjala jugar a las mamás sin prejuicios pero procura que practique también juegos físicos. Anímala a correr, moverse, divertirse al aire libre, encaramarse a los columpios…

Cuando la lleves al parque, vístela con ropa cómoda (aunque a ella le encanten los vestidos rosas de volantes) y no la regañes si se ensucia.

Así incrementarás su autoestima, independencia y capacidad de decisión.

Comentarios

facebooktwitteryoutube