Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Qué hacer cuando un niño sólo hace caso a uno de los padres

Cuando el niño obedece sólo a uno de los padres, el otro se siente mal. La principal causa suele residir en que uno de los progenitores ha acaparado mucho al hijo. Ante esto, hay que saber equilibrar la situación para que el pequeño haga caso a los dos.

Marga Castro
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
El niños solo obedece al padre

A los tres años el niño ya sabe interactuar, responde a órdenes sencillas y, en ocasiones, se niega a ejecutarlas. Puede ocurrir que sólo obedezca a uno de los padres, una conducta que debe corregirse.

Por qué el niño se comporta así

La principal causa de esta conducta suele estar en que uno de los padres acapara demasiado al pequeño. Y esto puede deberse a dos motivos:

  • Ausencia de uno de los progenitores. Uno está ausente y es el otro quien pasa más tiempo con el niño. También puede ocurrir que uno de los padres falte emocionalmente, es decir, que no tenga empatía con el niño.
  • Padre o madre dominante. Los dos padres están a disposición del niño (no hay ausencias), pero uno de ellos invade el terreno del otro. Suelen ser personas muy dominantes y autoritarias. “Esto puede hacerse con buena o con mala fe. En el primer caso, esta actitud se lleva a cabo porque se cree que lo mejor para el niño es sobreprotegerle. En el segundo caso, la intención es aliarse con el pequeño para distanciarle del otro progenitor, algo que ocurre con mucha frecuencia en parejas separadas o con problemas de relación”, explica Paulino Castells, doctor en Medicina y psiquiatra experto en temas de familia. Para que el niño obedezca a los dos padres, “éstos han de tener claro que deben compartir todo, desde las tareas caseras al cuidado de los hijos”, continúa el Dr. Castells. Además deben...
  • Seguir las mismas normas de conducta con el pequeño y apoyarse mutuamente cuando éste desobedezca a alguno de los dos.
  • No tener afán de protagonismo. “El padre acaparador debe pensar que cuando el hijo crezca, puede echarle en cara no haberle dejado disfrutar de su otro progenitor”, apunta Paulino Castells.
  • Implicarse en la vida del pequeño. En palabras de Paulino Castells, “los padres que están emocionalmente ausentes deberían pensar que la mejor inversión de su vida es dar a su hijo vitamina T, es decir, dedicarle tiempo”.

Cómo dirigiros a un niño que sólo obedece a uno de los dos

Por otro lado, a veces el niño no obedece a uno de sus padres porque éste no se dirige a él de la forma adecuada. Para hacerlo bien, siempre que queráis que haga algo aseguraos de que os está prestando atención. Si le habláis mientras está delante de la tele, jugando o viendo un cuento, lo más seguro es que no os obedezca. Debéis llamarle siempre por su nombre, esperar a que os mire y, entonces, sólo entonces, explicarle lo que debe hacer.

También es importante que reduzcáis vuestras normas. Algunos niños están saturados porque sus padres les mandan muchas cosas a la vez: “siéntate bien”, “no te manches”... Procurad darle sólo unas cuantas pautas básicas, despacio y por separado, no todas al mismo tiempo. Un ejemplo: si no quiere ordenar su habitación, empezad diciéndole que recoja sólo un juguete; al día siguiente, dos y al siguiente, que guarde otro más.

Como colofón, no os olvidéis de halagarle cuando cumpla con las tareas que le habéis encomendado. Esto le incitará a volverse cada vez más obediente.

Keywords: caso, hace, niño, padre y solo | Categoría: Aprendizaje

Publicidad

Ver más articulos