Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Sin riesgos

Móviles, tablets y televisión, beneficios y daños para los niños

¿Desde cuándo pueden ver la tele y utilizar pantallas los niños? ¿De qué manera les influye? ¿Cuánto tiempo de dedicación al día es recomendable? Las preguntas de los padres tienen respuestas. 

Isabel Álvarez, psicológa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Los daños de los móviles en los niños

El smartphone o las tablets forman ya parte de nuestra vida cotidiana. Los niños son nativos digitales y juegan con ellos de forma natural desde muy pequeños. Y está bien que lo hagan, porque estos dispositivos constituyen un nuevo y enriquecedor entorno de aprendizaje. Aunque ¡ojo!, hablar con ellos en casa de sus cosas, favorecer su relación con iguales, fomentar que jueguen al aire libre… son aspectos imprescindibles para un desarrollo afectivo y emocional sano. 

¿Cuándo pueden empezar con ellas?

La Academia Americana de Pediatría (AAP) sugiere evitar la exposición de los bebés de hasta 18 meses a las pantallas (tablets, móviles y televisión). Y que desde esa edad hasta los 24 meses, solo vean contenidos puntuales de alta calidad y acompañados por los padres.

Dado que los primeros 2 años son fundamentales para el desarrollo del habla y el dominio del lenguaje, aconsejan centrarse en interactuar con el niño, hablarle, leerle o contarle cuentos, para reforzar sus habilidades lingüísticas y mejorar su vocabulario. Un estudio hecho con 894 niños apoya esta recomendación: “cuanto más tiempo pasen los menores de 2 años frente a una pantalla, más aumenta la probabilidad de que tengan retraso en el habla”.

¿Cuánto tiempo al día?

La AAP propone una “dieta tecnológica progresiva y adaptada a los niños según su edad”.

De 2 a 3 años, no más de 30 minutos al día; el tiempo que, según los estudios, dedica un niño a jugar con un juguete. De 3 a 5 años, un máximo de 60 minutos para evitar la introversión y el aislamiento.

Beneficios de las pantallas en los niños

Muchos especialistas en educación ya reconocen los efectos positivos de su uso. Entre ellos: •  Rapidez de aprendizaje. El niño maneja los dispositivos digitales de manera intuitiva y le encanta hacerlo, porque la respuesta es inmediata: solo con tocar un botón o la pantalla, la diversión está asegurada. Y ya se sabe que lo que el niño aprende jugando, lo asimila mejor. 

- Coordinación de movimientos. Dirigir el ojo hacia donde va el dedo y apretar o tocar un objeto a la vez, estimula la coordinación de movimientos y trabaja los reflejos.

Concentración. Hasta que acaba el juego no hay interrupciones: ejercita atención sostenida.

- Autonomía. El niño juega solo y manda, pone normas, organiza el juego y decide qué hacer en cada momento.

MOVILES-NINOS-3

Daños de los móviles, tablets y tele en los niños

Las pantallas pueden ser un buen aliado en la educación del niño, pero su abuso, como todo en exceso, puede resultar contraproducente. 

- Porque es una actividad sedentaria y los expertos avisan de que el actual aumento de la obesidad infantil está relacionado, en gran parte, con el cambio de actividad de los niños. 

- Porque existe el riesgo de que acceda a contenidos inapropiados, algo que puede causarle ansiedad, ya que a estas edades aún no distinguen bien entre el mundo real y el de fantasía. 

- Y porque está demostrado que tienen un componente adictivo que es necesario contrarrestar administrando bien su uso.

Aunque sea evidente el dominio tecnológico que demuestran los pequeños actuales, los niños siguen necesitando atención, disciplina y unas normas básicas para educarse en el uso correcto de las nuevas tecnologías. Entre ellas: limitar el tiempo de uso, seleccionar contenidos que combinen entretenimiento y formación acordes a sus gustos y utilizar un sistema de control parental para evitar que accedan a contenidos inadecuados. 

Categoría: Ocio y Psicología

Publicidad

Ver más articulos