Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Beneficios de los juguetes de ruedas en los niños

En realidad, estos “vehículos” de ruedas son mucho más que juguetes, ya que además de hacerles pasar momentos muy divertidos, mejoran su desarrollo psicomotor, su capacidad de razonar y su socialización.

Esther Alonso. Asesora: Melania Ballesteros. Educadora
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Beneficios de los juguetes de ruedas en los niños

Arrastres, correpasillos, andadores, carretillas, cochecitos de fricción... Parecen juguetes simples, pero no lo son. Los educadores infantiles aseguran que los juguetes de ruedas no sirven sólo para entretener al niño, sino también para estimularle de muy diferentes maneras, lo que favorece su desarrollo en todos los niveles: físico, emocional y social.

Innumerables beneficios de los juguetes con ruedas

Éstos son los beneficios que reporta al pequeño cada uno de ellos:

  • Andadores, carretillas... Estos “vehículos” que el niño empuja mejoran su equilibrio y le ayudan a perfeccionar la marcha, ahorrándole tropiezos y caídas.
  • Correpasillos. Es una especie de triciclo sin pedales, que favorece la evolución motora del pequeño. Y es que, además de empujarlo como si fuera un andador, puede montarse en él y avanzar cuanto quiera impulsándose con las piernas, un ejercicio perfecto para fortalecérselas, al tiempo que le refuerza la zona lumbar (inferior) de la espalda. También resulta estupendo para mejorar la coordinación corporal y establecer la lateralidad.
  • Arrastres. Estos juguetes favorecen la independencia y, aunque parezca contradictorio, también la socialización del niño. Observa a tu hijo cuando juega con ellos. Su perro, su coche o su trenecito es un amigo que le persigue allá donde va y que le obedece cuando tira de la cuerda. En esta relación es él quien manda y esto le hace sentirse importante y poderoso, capaz de todo, lo que estimula aún más su afán de hacerse autónomo. Junto a ello, estos juguetes hacen ruido y tienen unos llamativos colores que atraen a otros niños, lo que le facilita la integración en el grupo. Todavía falta mucho para que aprenda a compartir (lo hará alrededor de los cuatro años), pero que juegue al lado de otros pequeños, tirando de su arrastre, es un modo muy acertado de empezar a acercarse a ellos.
  • Coches de fricción. Enseñan al pequeño a adecuar la mano a su tamaño y a controlar la fuerza con que los agarra y los fricciona contra el suelo. Que el niño se entretenga con sus cochecitos también es recomendable para que gane flexibilidad en las muñecas y para que aprenda a imitar, a clasificar, a ordenar...

En general, los juguetes de ruedas ayudan a los niños a tomar conciencia de sus movimientos y a ir comprendiendo conceptos que aún no tienen claros, como la lateralidad, la profundidad, la velocidad, el espacio, las distancias...

Con vosotros aprenderá más

Los niños se sienten más seguros cuando controlan lo que están usando. Por eso conviene que enseñéis a vuestro hijo a jugar con su juguete de ruedas y a hacerlo de diferentes maneras.

  • En el parque, dibujad una “carretera” en la arena y animadle a llevar su cochecito por ella, sin salirse. Este juego le aproxima a los conceptos de velocidad y límite espacial y le obliga a ser más cuidadoso en sus movimientos.
  • También podéis animarle a mover su coche siempre de izquierda a derecha, para favorecer su lecto-escritura (esto le facilitará las tareas de leer y escribir).

No obstante, una vez que vuestro pequeño haya entendido e interiorizado la manera correcta de hacer funcionar sus juguetes de ruedas, dejadle jugar con ellos a su aire. Así podrá variar su juego o aplicar nuevas reglas, desarrollando su imaginación y su creatividad y aprendiendo cosas nuevas.

Keywords: beneficios, juguetes, niños y ruedas | Categoría: Aprendizaje

Publicidad

Ver más articulos