Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Tu hijo, un pequeño gran ecologista

Cerrar el grifo mientras os cepilláis los dientes, apagar la luz al salir de la habitación, separar la basura... Son las lecciones de ecología más elementales que podéis enseñar a vuestro hijo.

Miguel Ángel Conesa (Psicólogo)
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
niños ecologistas

Nuestros hijos tienen más “conciencia ecológica” que nosotros. Para ellos son naturales algunos hábitos que nosotros hemos aprendido de mayores, como separar la basura. Además, tienen la suerte de que en el colegio les insisten en que hay que cuidar el medio ambiente, algo que a nosotros nos contaban muy de paso.

Lecciones domésticas

Aun así, nuestro ejemplo diario en casa es imprescindible para que interioricen ciertos comportamientos ecológicos y no los abandonen jamás. Los más básicos son...

  • Reducir. Explicar a nuestros pequeños que hay que aplastar los envases para que la basura ocupe menos espacio les resultará tan interesante como entretenido. Reducir también significa apagar la luz cuando salimos de una habitación y cerrar el grifo mientras nos cepillamos los dientes.
  • Reutilizar. ¿Por qué van a utilizar otro folio, si el que están pintando está en blanco por detrás? Enseñarles que una camiseta vieja puede convertirse en una bayeta, un frasco de vidrio en un bonito florero o el rollo gastado del papel de cocina en un portafolios para que no se les arruguen los trabajos del cole es ayudarles a desarrollar la imaginación y enseñarles a ahorrar y a cuidar el medio ambiente.
  • Reciclar. Para poder reciclar masivamente, todos los ciudadanos tenemos que poner nuestro granito de arena. ¿Cómo? Separando la basura en casa. Para facilitar a los niños esta tarea hay que hacer varios dibujos (papel, envases, vidrio, basura orgánica...) y pegar cada uno en su recipiente correspondiente. Además les resultará muy interesante enterarse de que otros restos menos habituales, como el aceite usado y las pilas gastadas, también tienen su lugar de recogida. Y visitar con ellos un “punto limpio”, para que vean en qué consiste la práctica del reciclaje a gran escala, les mantendrá entretenidos y les enseñará mucho.
  • Reparar. Intentar reparar las cosas antes de tirarlas es otra buena medida para prolongar la vida de los objetos, producir menos basura y ahorrar.

Y en la naturaleza

Las visitas al campo, a la playa o a un parque son ocasiones perfectas para enseñar a los niños que no deben tirar desperdicios al suelo, ni partir las ramas de los árboles, ni ensuciar el agua del mar o de los ríos, ni coger nidos, ni pisar a las hormigas... Concienciarles desde pequeñitos de que respetar y cuidar nuestro entorno constituye una tarea de todos es la única manera de garantizar el futuro de nuestro medio ambiente.

Por una compra más respetuosa con el entorno

Aprovechad esos momentos en los que salís de compras con vuestro pequeño para continuar enseñándole comportamientos ecológicos, comprometidos con el medio ambiente.

  • Llevad siempre vuestras propias bolsas reciclables, así no os las tendrán que dar en la tienda (cuantas menos bolsas de plástico utilicemos, más estaremos cuidando el entorno natural).
  • Procurad ser responsables en el consumo y antes de adquirir algo imprevisto, preguntaos si es realmente necesario o si se trata de algo de lo que podéis prescindir.
  • Intentad elegir productos que se puedan reciclar y evitad los embalajes excesivos. Además, tened siempre en cuenta que es más ecológico el cartón que el plástico, el cristal que el aluminio y las frutas o verduras compradas a granel que las envasadas.

Publicidad

Ver más articulos