Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Cuándo preocuparse si tu hijo todavía hace pipí en la cama

¿Te preocupa que tu hijo empiece a ser mayorcito y siga haciéndose pis en la cama? Muchos padres se ven en esta tesitura y es importante acometer el asunto con serenidad y seriedad.

Ana Canfrán
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Se sigue haciendo pis en la cama, ¿debo preocuparme?

No todos los niños evolucionan de la misma forma respecto a los distintos hitos que tienen que ir resolviendo durante su desarrollo  — andar, hablar, controlar sus esfínteres… — y siempre tenemos que tener en cuenta esta circunstancia.

La enuresis es cómo se denomina al acto de hacerse pis durante la noche a edades avanzadas. Debemos tener en cuenta que este proceso resulta bastante común y que es necesario tomar cartas en el asunto para evitar los problemas que puede acarrear para nuestro hijo.

La mayoría de los niños logran el control completo de la micción nocturna entre los 3 y los 8 años, por lo que el abanico es bastante amplio. No obstante, los expertos dicen que conviene acudir a consulta médica a partir de los 5 o 6 años si el niño aún no ha conseguido regularizar la situación.

Las estadísticas nos muestran que entre un 10 y un 20 % de los niños de más de 5 años presentan enuresis y también nos dicen que son relativamente pocos los que resuelven el problema de forma espontánea, por lo que a partir de esa edad tenemos que ocuparnos en ayudarle a alcanzar sus metas de forma proactiva.

Es importante diferenciar la enuresis primaria — cuando el niño nunca a conseguido dominar el pis nocturno —, que suele obedecer a cuestiones físicas y que debemos consultar con el pediatra, de la enuresis secundaria — cuando el niño empieza a mojar la cama después de un largo periodo en el que no lo hacía —, que habitualmente se produce por cuestiones psicológicas, debido a algún cambio significativo en su rutina o situaciones de estrés que le hacen buscar refugio en un pasado mejor. Si nuestro amor y apoyo no le ayudan a reconducir la situación tendremos que pensar en acudir a un psicólogo infantil que nos pondrá en la buena senda.

En cualquier caso, no debemos olvidar que nuestra respuesta ante el problema será determinante para que se solucione en el menor tiempo posible y sin dejar secuelas posteriores en nuestro hijo. Tenemos que tener claro que no estamos ante una situación de culpabilidad ya sea por motivos físicos o psicológicos. El niño no tiene ninguna culpa y hay que ayudarle a superar esta etapa, no enojarnos cuando suceda, no castigarlo ni humillarlo, evitar bromas o burlas al respecto y estimularlo a vaciar su vejiga antes de acostarse.

Alegrarse cuando lo consiguen y no criminalizar cuando no lo hacen es un buen camino, pero si el problema persiste es el especialista quien nos dará las pautas correctas para que este episodio pase a ser uno más en el largo camino por el que nuestros hijos tienen que pasar.

ADEMÁS... Cómo evitar que tu hijo se haga pis en la cama

Publicidad

Ver más articulos