Dos años: el comportamiento de tu hijo a esta edad

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

 

Sumario

Características del niño o niña a los 2 años

Tu bebé crece y ya es un niño. Al cumplir sus primeros 2 años, notarás que su comportamiento cambia de forma increíble. Llega a una nueva etapa, llena de retos y cambios: el paso de bebé a niño, la conquista de la independencia... Son los terribles y maravillosos 2 años, la edad de las gracias... ¡y de las rabietas!

Coks Feenstra. (Psicóloga infantil)

crecimiento del niño

Parece mentira, cómo cambia el niño cuando cumple sus primeros 2 años de edad. Su cuerpo ya no es el de un bebé. Y ya anda, corre, habla, explora... Ahora es mucho más divertido, pero también se enfada, exige, no quiere colaborar...

Esta época se conoce como “los terribles dos años” porque para los padres es agotadora, pues es la edad de las gracias... ¡y de las rabietas!

Pero tampoco es fácil para el pequeño, que deja el pañal y el chupete, tiene miedos... Y, aunque quiera ser bueno, necesita probar sus límites... ¡y los tuyos! Si valoras los avances que logrará este año te será más fácil afrontar su actitud.

afÁn de independencia

Tu hijo empieza a desarrollar su “sentido del yo”, su individualidad: se reconoce en el espejo, utiliza su nombre, dice “yo”, siente orgullo y vergüenza... Y llama a todo “mío” porque él es el eje del mundo, no puede ponerse en la piel del otro. Este sentido del “yo” es el responsable de sus conductas testarudas, de que una de sus palabras favoritas sea “no” y de que se muestre cariñoso de repente y en otros momentos no te haga ni caso.

Esta situación te desconcertará, pero también a él, ya que lucha entre el deseo de ser independiente y afianzar su personalidad, por un lado, y el de conservar tu cariño, por otro. Como escribe la psicoanalista Selma Fraiberg en su libro Los años mágicos: “El niño de dos años formula una declaración de independencia, pero no tiene deseos de derrocar al Gobierno”.

Te sugerimos...

  • Ponle límites claros, hay cosas que no se negocian (la hora de dormir, darte la mano en el paseo...). Y dale otras ocasiones para elegir (su ropa, su merienda...).
  • No le rías las travesuras, pero tampoco las juzgues mal. Muchas veces son “experimentos” que aumentan su inteligencia y la conciencia de sí mismo.
  • No le obligues a compartir sus juguetes, los siente como una parte de él. Cuando tenga establecido el sentido del “yo” (a partir de los tres años), le será más fácil prestar sus cosas.

CADA VEZ MÁS autónomo

De ser un bebé que os necesitaba para todo, ha pasado a hacer muchas cosas sin ayuda. En torno al segundo cumpleaños adquiere consciencia de sus funciones corporales (siente cuándo quiere pis), sabe comer solo gracias a su mayor destreza manual, sustituye el biberón por un vaso con asas, gana autonomía para vestirse (se quita los zapatos, se pone alguna prenda...) y quiere andar solo en vez de ir sentado en su silla.
Te sugerimos...

  • Si te dice que su pañal está mojado, ya está maduro para usar el orinal. En algunos esto se produce en torno a los 24 meses; en otros (sobre todo los varones), algo más tarde. Siéntale en el orinal en momentos fijos del día y elógiale cuando deposite algo. Así entenderá que eso es lo que se espera de él. Evita mostrarte impaciente o presionarle.
  • Seguramente tu hijo pedirá menos el chupete y el biberón, aunque lo necesitará en momentos puntuales (para dormirse, cuando esté malito, etc.). Limita su uso a estos momentos.
  • Si quiere hacerlo, déjale comer solo (o alterna sus cucharadas con las tuyas). En general, la libertad de manejar la cuchara aumenta su apetito y evita una lucha entre vosotros: tu hijo está afianzando el “yo” y si le obligas a comer, será más difícil para los dos. Si no sabes si come lo suficiente, fíjate en la curva de su crecimiento.

Sumario

Comentarios

facebooktwitteryoutube