Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Consejos para que tu hijo vuelva a clase con ilusión

Vuelta al cole, ¡qué fácil!

Volver al cole tras tres meses de verano siempre es difícil para los niños. Te damos algunas claves para que le ayudes a reincorporarse sin lágrimas, rabietas ni traumas

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Vuelta al cole, ¡qué fácil!

A todos nos costaba mucho de pequeños regresar al colegio tras las vacaciones de verano.

Pasar de estar en la playa, con el sol, el ocio, los juegos y las cenas al aire libre a estar sentado en clase haciendo deberes, sumas y restas, es duro.

Algunos niños incluso somatizan su malestar y empiezan a tener problemas de sueño y de alimentación.

Las claves para que tu hijo tolere bien la vuelta a la rutina son:

  • Ir adaptando sus horarios al ritmo escolar antes del fin de las vacaciones.
  • Insistir en los aspectos positivos del regreso a la normalidad.

EL CAMBIO, POCO A POCO

Los psicólogos infantiles desaconsejan que el niño vuelva a la rutina de golpe, y mucho menos que regrese de viaje el día antes de reincorporarse al colegio, porque como no tiene tiempo para adaptarse a los nuevos horarios, puede sufrir dolor de cabeza, irritabilidad, agotamiento...

Además, la mañana del debut escolar se levantará con tanto sueño que no tendrá ganas de desayunar y esto, a su vez, le acarreará dificultades para atender en clase.

Con el fin de evitar estos inconvenientes a tu hijo, cuatro o cinco días antes de que finalicen sus vacaciones, ponte manos a la obra para regular sus horarios de sueño y comidas.

Hazlo así:

  • Acuéstale antes por la noche. Como durante las vacaciones se habrá acostumbrado a irse tarde a la cama, es muy probable que ahora, al ver que le acuestas más temprano, proteste. Para ayudarle a relajarse y a conciliar el sueño, báñale con agua templadita y dale una cena suave y fácil de digerir.
  • Dale de comer a la misma hora que come en el colegio, para que su estómago vaya habituándose a ese ritmo.
  • Prescinde de la siesta. Si durante las vacaciones se ha estado echando la siesta a diario, para aguantar más tiempo despierto por la noche y estar más con vosotros, no dejes que los últimos días de vacaciones lo siga haciendo, ya que en el colegio no va a poder descansar después de comer.
Categoría: Aprendizaje

Publicidad

Ver más articulos