Crecer feliz.es
Buscador
Imprimir
Enviar
Twitter
Facebook
GooglePlus

¿Cómo deben ser las normas que ponemos a los hijos?

Poner normas requiere grandes dosis de cariño y paciencia, como explica siempre Supernanny. A continuación te contamos cómo deben ser esas normas para que resuten eficaces.

Ester Alonso
Entrevista con Supernanny

Poner límites al niño y mantenerlos no significa ser autoritario, sino, simplemente, educar. Pero a veces es difícil hacerlo de una manera eficaz y ejercer una“autoridad positiva”. Para lograrlo Supernanny nos da las claves sobre cómo deben ser esas normas:

POCAS Y ADECUADAS AL NIÑO

Es importante que tengas en cuenta el nivel de desarrollo de tu hijo. Si se ve abrumado ante demasiadas responsabilidades se bloqueará y “pasará” de ellas, y si le exiges cosas que escapan a sus capacidades, puede “tirar la toalla” o sentirse angustiado.

EXPRESADAS CORRECTAMENTE

Las normas deben comunicarse de una forma tranquila y clara, con firmeza y procurando mirar al niño a los ojos. La pérdida de control por parte del adulto le resta autoridad, hace que el menor se sienta desorientado y aumenta las posibilidades de discusión.

LÓGICAS Y NO CAMBIANTES

Si tu hijo “comprende” que las reglas tienen sentido, le resultará más fácil obedecerlas. Es mejor decir: “acábate las verduras para hacerte más fuerte”, que decir: “¡Las espinacas se comen y punto!”. Además, si los límites son estables y no varían (salvo en casos excepcionales o en función de la evolución del pequeño), no se cuestionará respetarlos.

ASOCIADAS A CONSECUENCIAS

El niño tiene que saber que seguir las normas le reporta beneficios y que no hacerlo le perjudica. Para lograr que realice esta asociación hay que establecer un sistema de “premios” y “castigos” adecuado a su edad y características.

FLEXIBLES Y ADAPTATIVAS

Que las normas sean estables no significa que no haya que abrir un poco la mano en ocasiones excepcionales (dejarle acostarse más tarde algún sábado, por ejemplo). Además, descubrir que a veces hay que saltarse las normas le enseña a ser adaptativo, algo muy importante en su desarrollo.

Nuestra entrevistada, la conocida psicóloga Rocío Ramos-Paúl, coautora de "Niños desobedientes, padres desesperados" (Ed.Aguilar, 16.50 €), dirige en Madrid el Centro de Psicología de Bienestar Emocional Biem (Tf.914 139 952 y 618 133 217, www.rocioramos-paul.com), donde también pasa consulta.

Categoría: Psicología

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook