Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Adiós a las rabietas

Entender por qué los niños tienen rabietas es la clave para saber cómo erradicarlas.

Silvia Cándano
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
rabietas infantiles

La mayoría de los niños, entre los 18 meses y los 3 años, pasan por episodios de rabietas.

Aunque a los padres nos saquen de quicio, los psicólogos insisten en que son síntoma de un desarrollo emocional sano, pues ayudan a los pequeños a reafirmarse y a comprobar hasta dónde pueden llegar (por eso es fundamental mantenernos firmes y no ablandarnos ante sus lágrimas).

Las rabietas también les facilitan la tarea de desahogarse liberando su rabia, su frustración y su nerviosismo.

Sólo son negativas si van acompañadas de actitudes destructivas o si los padres ceden ante ellas y el pequeño aprende a utilizarlas para salirse siempre con la suya. En este caso se repiten y se prolongan en el tiempo.

CALMA Y DECISIÓN

Así que ya sabes, cuando tu hijo se enrabiete, intenta mantener la calma (si pierdes los nervios, le contagiarás tu nerviosismo y gritará más), quita de su lado los objetos con los que pueda hacerse daño y no intentes razonar con él, porque mientras esté ofuscado es imposible que te haga caso y se frustará aún más. Da mucho mejor resultado que sigas las siguientes tácticas:

  • Llevarle unos minutos a su habitación (uno por cada año de edad) y no dejarle salir hasta que se calle.
  • Desconcertarle gastándole una broma.
  • Desviar su atención contándole o mostrándole algo que sabes que le va a interesar.
  • Y lo más sencillo: no hacerle el menor caso. Al comprobar que “pasas” de él se aburrirá de dar voces y de patalear antes de lo que te imaginas.

¿Y SI ARMA EL ESPECTÁCULO?

Enrabietarse cuando estáis en un centro comercial o cuando tenéis gente en casa sólo es otra forma errónea de intentar reforzar su "yo". Piensa que al tenerte "acorralada" vas a acceder a lo que te pide y va a poder salirse con la suya.

Lo mejor que puedes hacer en este caso es llevarle a un lugar apartado donde no moleste y explicarle, intentando no alterarte, que así no va a conseguir nada. Es más, cuando lleguéis a casa no vas a hacerle el postre que le habías prometido. La retirada de privilegios es uno de los castigos más pegagógicos y que mejor funcionan a esta edad.

En cualquier caso, ármate de paciencia y piensa que las rabietas son habituales a los 2 años, pero según van pasando los meses se van haciendo menos frecuentes, hasta desaparecer en el tiempo.

Publicidad

Ver más articulos