Desarrollo y aprendizaje

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Muñecos para niños y para niñas

Jugar con muñecos fomenta la ternura el instinto de proteción en los pequeños.  

Isabel Álvarez. Psicóloga

Muñecos para niños y para niñas

No te pierdas

Leer Más

Numerosos estudios psicológicos demuestran que los niños que han tenido oportunidad de jugar libremente con muñecas y muñecos se convierten en adultos muy cariñosos y solícitos con sus hijos.

Les ayudan a entender todo

Sin embargo, a muchos padres les inquieta que su hijo varón juegue con muñecas. Y no tienen por qué. Primero, porque los roles de género han cambiado mucho, y esto ya se refleja en el juego de los niños. Y segundo, porque hasta los cinco o seis años, cuando la identificación sexual lleva a los niños y niñas a diferenciarse en sus juegos, es normal que ambos se interesen por todo tipo de juguetes, incluidos los que tradicionalmente se asocian al otro sexo.

Los muñecos y muñecas son juguetes simbólicos y al jugar con ellos, los pequeños imitan a los adultos, algo que les enseña nuevas actividades, les ayuda a mejorar sus habilidades y les lleva a ponerse en el lugar de los demás.

Hacer de papás y mamás, anticipándose al rol que probablemente ejercerán dentro de unos años, es el modo más divertido de prepararse para el futuro y de comprender el presente.

Así superan sus miedos

Jugando con los muñecos, a los niños y niñas les resulta más fácil expresarse. Y es que éstos son juguetes afectivos, a los que se les puede hacer partícipes de los propios sentimientos. Si el pequeño está contento, abrazará a su muñeca; si está nervioso, la tirará de los pelos...

Con los muñecos, los niños y las niñas asimilan sus vivencias, se conocen mejor y fortalecen su autoestima. El psicoanalista B. Bettelheim afirmaba que si dejamos que los niños jueguen a su aire, aprenden a solucionar sus problemas. Esto cobra aún más sentido en el caso de los juegos con muñecosPor ejemplo, a Paula, de dos años, le cuesta ir a dormir. Por eso cuando juega con su muñeca, pone mucho énfasis en mandar a su “hijita” a la cama y en convencerla de lo bueno que resulta para ella descansar. Así Paula va asimilando y aceptando las normas y puede llegar a entender (o al menos, a intuir) que sus padres no la acuestan para fastidiarla.

Y si se trata de un niño tímido, que bloquea sus sentimientos por miedo a la reacción de los demás, jugar con sus muñecos le permite volcarse ante ellos y manifestarse como es, sin que ellos le recriminen, y esto le ayuda a ir adquiriendo más confianza en sí mismo.

Jugar con muñecos y muñecas favorece el desarrollo de los niños y niñas. Por eso hay que dejarles entretenerse con ellos libremente, sin cohibirles, para que puedan beneficiarse de todas las ventajas que les reportan estos entrañables compañeros de juegos.

El muñeco ideal para ellos

Al comprar un muñeco a vuestro hijo/a de dos años, es importante que recordéis cómo debe ser, para aseguraros de que va a gustarle y a beneficiarle mucho:

  • Sencillo, para que le ayude a desarrollar la imaginación.
  • Blandito y no muy grande, para que pueda abrazarlo bien.
  • Lavable, para evitar que acumule microbios.
  • Agradable, para que el pequeño quiera tenerlo como amigo.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube