Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

La hora de quitarle el chupete a tu hijo

Ha llegado el momento de ayudar a tu hijo a despedirse para siempre del chupete. Así evitarás que este accesorio pase de ser su aliado a convertirse en su enemigo.

Esther García. Pedagoga y psicóloga.
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
La hora de quitarle el chupete a tu hijo

El reflejo de succión es básico en los primeros meses para que el pequeño pueda alimentarse, pero debe desaparecer alrededor del año. Sin embargo, puede permanecer e incluso incrementarse con el transcurso de los meses, debido a que también proporciona al pequeño otros alicientes.

Chupar, y sobre todo succionar, es un modo de calmarse gracias a la asociación que el niño hace de este gesto con el momento en que se alimentaba plácidamente en el regazo de su madre.

Además, este movimiento hace que el cuerpo segregue endorfinas, una sustancia natural que ofrece una sensación placentera y relajante. Por eso tu hijo reclama su chupete sobre todo en los momentos en los que necesita mayor seguridad: cuando está cansado, tiene miedo, se encuentra solo...

Sin embargo, aunque al principio de la vida del niño el chupete es un accesorio útil, deja de serlo a partir de los 18 meses. Si tu hijo, con 2 años, aún lo usa, debes ayudarle a abandonarlo para evitarle problemas dentales, retraso en el uso del lenguaje y dificultades de integración con otros pequeños.

Prepara la despedida

Antes de quitárselo definitivamente es conveniente que prepares el terreno:

  • Guárdalo en un lugar donde tu hijo no lo vea (no se te ocurra dejárselo prendido de la ropa). Al no tenerlo a la vista, no lo echará tanto de menos.
  • Si lo reclama, dáselo, pero sólo un ratito. En cuanto se haya calmado o se haya dormido, quítaselo.
  • Unos días después, cuando te lo pida, en vez de dárselo ofrécele un sustituto que le ayude a relajarse, como un muñeco. Así irá perdiéndole apego.
  • Siempre que le veas sin chupete en alguna situación en la que solía llevarlo, felicítale y recuérdale lo guapo que está sin llevar nada en la boca.
  • Quita el chupete a sus muñecos, “porque ya han cumplido 2 años y como son mayores, no lo necesitan” (dilo con orgullo, no con reproche).

Tácticas que no fallan

Una vez allanado el camino, si aún no sale de tu hijo la iniciativa de dejar el chupete, recurre a estos trucos:

  1. Cámbiaselo por pegatinas. Cada vez que te lo pida, dile que se lo darás, pero que si acepta dejarlo guardado, a cambio le regalarás pegatinas, cromos o tazos de sus personajes favoritos.
  2. Haz unos cortes finos y pequeños en la tetina con una cuchilla, evitando dejar trozos que puedan desprenderse. Así ya no le resultará tan agradable chuparlo.
  3. Anímale a regalar su chupete a un bebé y, como compensación, dile que le harás un regalo de niño mayor.
  4. Cuéntale la historia del gnomo que recoge los chupetes de los niños grandes para dárselos a los pequeños y a cambio les deja una sorpresa. Di a tu hijo que cuando esté preparado dejaréis su chupete en un lugar donde el gnomo lo encuentre. La ilusión le hará ceder.
  5. Y ten paciencia. Aunque tu hijo te siga reclamando este objeto de vez en cuando, llegará el día en que al ver a un bebé con el chupete en la boca, te diga: “Mira, mamá, un niño pequeño”.
Keywords: adios, chupete, hijo y quitarle el chupete | Categoría: Psicología

Publicidad

Ver más articulos