Crecer feliz.es
Buscador
cerrar
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus

El sentido de la justicia en el niño

¿Llora cada vez que se comete una injusticia contra él? Con el tiempo y tu apoyo tu hijo se hará más fuerte frente a estas situaciones.

Ester Alonso Asesora: Ana de la Uz Psicopedagoga
el sentido de la justicia del niño

Para distinguir el bien del mal y lo justo de lo injusto, el niño menor de 4 años parte de una premisa muy clara: todo lo que quiere o le gusta es bueno y justísimo.

Las normas de comportamiento que aprende y que le ayudan a desenvolverse en sociedad le van haciendo cambiar su visión poco a poco.

La necesidad de negociar

En la evolución moral que ocurre entre los 4 y los 10 años, el niño pasa por dos etapas:

  • En la primera (heteronomía) piensa que sus intereses coinciden con los de los demás y el control de su conducta está marcado por autoridades externas; es decir, sus razones para hacer lo justo son evitar el castigo y no causar daños a su alrededor, a nadie ni a nada.
  • En la segunda etapa (individualismo) se da cuenta de que los intereses de las otras personas no tienen por qué coincidir con los suyos y aprende que es necesario negociar con los demás para conseguir la satisfacción de sus deseos. También se da cuenta de que algunas veces tendrá que dar su brazo a torcer para dar gusto al otro, aunque no le parezca justo. Por ejemplo, tendrá que callarse mientras los adultos hablan, aunque él tenga mucho que decir sobre el tema que están tratando.

Tu ejemplo es básico

Para ayudar a tu pequeño a tolerar el malestar ante una “injusticia”...

  • Dale ejemplo. Que te vea reaccionar positivamente ante un hecho frustrante le ayudará a manejarse cuando a él le ocurra algo parecido. Intenta no enfadarte para que él también aprenda a tomarse las cosas de forma relajada.
  • Elogia sus buenas reacciones. Valora sus esfuerzos cuando tolera algo injusto. Al ver que te sientes orgullosa de él, volverá a comportarse de la misma manera.
  • Fomenta su autoestima. Si siempre le libras de situaciones que le duelen (por ejemplo, logras que vaya a un cumpleaños al que no estaba invitado), le impides aprender a resolver las cosas por sí mismo. Puedes ayudarle, pero deja que sea él quien, volviendo al ejemplo anterior, resuelva las riñas con sus amigos. Al sentirse más seguro de sí, las situaciones injustas que vive o que ve a su alrededor (que haya niños enfermos, la pobreza...) no le hundirán.

¿Debemos dejarles ganar?

A través de las actividades lúdicas los pequeños aprenden mucho sobre la justicia. Con los juegos de reglas, en los que se inician alrededor de los 5 años, además de divertirse y de socializarse, se ven obligados a pensar, a respetar normas, a esperar su turno, a esforzarse para ganar a los otros... ¡y a tolerar la frustración cuando a pesar de su empeño no lo logran!

A veces los padres caemos en el error de dejar ganar a nuestro hijo para que no se entristezca ni se enfade. Pues bien, hacerlo de vez en cuando es un acierto porque ayuda al niño a tener más autoconfianza, pero actuar así como norma, no.

Si se habitúa a ganar se creará una imagen falsa de sí mismo y cuando alguna vez pierda lo pasará fatal.

¡Qué interesante!

Lo habitual es que los niños de 5 años reaccionen mal ante circunstancias que les contrarían. Sin embargo, algunos se bloquean y asumen estas situaciones sin expresar nada. Si esto le sucede a tu pequeño habla con él y ayúdale a manifestar sus sentimientos. Debe aprender a mostrarlos con serenidad, eso sí, pero que los guarde no es bueno porque le lleva a acumular rabia y mucho malestar.

Hemos realizado este artículo con la psicopedagoga Ana de la Uz, del Centro Adhara, de Madrid. C/ Juan Bravo, 69, 2º C.
Tfs.: 639 135 102 y 696 107 102. www.adharapsicologia.es

Keywords: justicia, niño y normas | Categoría: Psicología

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook

Publicidad