Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Tiempo de calidad mejor que cantidad de tiempo

La clave no está en la cantidad de tiempo que dedicamos a nuestros hijos si no en la calidad de esos momentos que pasamos a su lado y que tenemos que aprovechar para educarles en el respeto a los que les rodean.

Isabel Álvarez Wagener Psicóloga
Imprimir
niño educado

El ritmo de la vida diaria hace difícil disponer de muchas horas para estar con los hijos y educarlos como querríamos. Para transmitirles buenos valores es necesario contrarrestar esta situación, desmitificando el concepto “cantidad de tiempo” y aprovechando cada minuto que tengamos con ellos.

Con cercanía

Cuanto más cercanos nos sienta nuestro hijo, más accesibles le resultaremos como modelos.

Con atención


No hace falta mucho “tiempo real” para escuchar con verdadero interés lo que ha hecho en el cole o el problema que ha tenido. Los momentos de intensidad detienen el tiempo, así que nada mejor que ofrecerle ese “tiempo” para que pueda expresarse.

Con empatía

Cuando nos cuente algo podemos jugar a pensar y a sentir como él y buscar puntos de interés comunes. Es la mejor forma de conectar con él y enseñarle a escuchar.

Sin culpabilidad

Si volvemos a casa cansados y con sentimiento de culpa por pasar pocas horas con el niño, esta sensación condicionará nuestro tiempo con él y la manera de educarle.

Categoría: Aprendizaje
Ver más articulos