Desarrollo y aprendizaje

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

¿Caca en el orinal? ¡Nooo!

Aprender a hacer caca en el orinal, sin pañal, no resulta fácil para todos los niños. Entender los porqué de su dificultad es el primer paso para ayudarles a superarla.

Miguel Ángel Conesa

Leer Más

Los 2 años es el periodo adecuado para enseñar a los niños a usar el orinal. Y es que a esta edad su maduración cerebral ya les permite hacer la asociación causa-efecto, de modo que pueden entender que las señales de su vejiga y de su intestino son previas a hacer pis y caca.

Aun así, hay niños que usan el orinal para hacer pis sin problema y que, sin embargo, se niegan a sentarse en este recipiente para hacer caca. Su comportamiento se explica por varias causas:

  • Cuando ven lo que han depositado en el orinal piensan que se están “deshaciendo” por dentro y por eso tratan de evitarlo por todos los medios.
  • Confunden nuestros mensajes. Por un lado les decimos “no toques eso, es caca” para alejarles de ciertas cosas y ahora, sin embargo, les animamos con insistencia para que la hagan.
  • Tampoco entienden que nos alegremos de que hagan caca en el orinal y luego la tiremos por el inodoro. Y además, el ruido de la cadena les asusta.
  • Hay que tener en cuenta también que los niños de esta edad se encuentran en la fase del “no”, de oponerse a todo lo que les decimos, y pueden vivir nuestra insistencia en el uso del orinal como una imposición, lo que les lleva a sentirse agobiados y a no querer colaborar con el fin de autoafirmarse.

Por todo ello es comprensible que haya niños que prefieran seguir usando el pañal para hacer caca. Así se ahorran todas estas sensaciones desagradables

PAUTAS A SEGUIR

Si a tu hijo le ocurre esto, ármate de paciencia y pon en práctica los siguientes consejos para ayudarle:

  • No le niegues el pañal para hacer caca, pónselo, pero cada vez más bajo. Así se irá acostumbrando a la sensación de soltar y luego, cuando la experimente sentado en el orinal, no se asustará ni se sentirá mal.
  • Si llora al ver lo que ha dejado en el orinal, explícale que no le pasa nada, que todos hacemos pis y caca, que es algo tan natural como limpiarnos los mocos y que así nos mantenemos sanos y evitamos que nos duela la tripa.
  • No le atosigues cuando esté sentado en el orinal, dale tiempo. Si le agobias, se levantará sin hacer nada.
  • Tampoco debes preocuparte si otros niños de su edad ya han alcanzado esta meta y él no, porque cada uno lleva su ritmo. La paciencia debe ser tu mejor aliada. Presionando a tu hijo sólo obtendrás el efecto contrario al deseado.
  • Una vez que tu pequeño logre hacer caca en el orinal, refuérzale con aplausos, besos, abrazos... Todo para que se dé cuenta de que eso es precisamente lo que esperas de él.

ESCAPES Y RETROCESOS

A partir de ese momento no des importancia a sus escapes involuntarios, ya que cuanto menos presionado se sienta, más fácil le será controlarlos. Y tampoco sobrevalores sus retrocesos, porque son temporales.

Al aguantarse, se estriñe. A veces ocurre que el niño tiene tanto miedo a usar el orinal que, con tal de no hacerlo, se aguanta las ganas de hacer caca y él mismo se provoca estreñimiento.

Para romper este círculo vicioso hay que llevar al niño al pediatra, para que le prescriba una dieta rica en fibra y, durante una temporada, un tratamiento a base de laxantes infantiles y/o enemas. Cuanto menos le cueste hacer caca, menos le asustará el orinal.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube