Buenas compras

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Seguridad en el coche

Todo lo que debes saber a la hora de elegir la sillita

Su denominación genérica es SRI y en ella se agrupan los diferentes sistemas de seguridad pensados para proteger lo más importante de un viaje: la vida de tu hijo.

Belinda Santamaría

sillita

Leer Más

Todos los niños menores de 12 años o con una estatura inferior a 135 cm (aunque la futura normativa elevará esta altura a 150 cm) deben viajar en el automóvil usando un dispositivo de seguridad adaptado.

Si la estatura es superior a 135 cm, pueden viajar con el cinturón de tres puntos del vehículo.

Sin embargo, en una campaña de control para el uso del cinturón de seguridad, realizada por la Guardia Civil durante 13 días del mes de febrero, se detectaron 513 niños menores de 12 años sin cinturón o sin un sistema de retención infantil adecuado a su edad (un informe del RACE asegura que sólo el 80% de los padres utilizan estos sistemas).

La DGT sanciona esta infracción con multa de entre 150 y 300 euros y la retirada de 3 puntos del carné.

Pero ¿cuánto cuesta la vida de un hijo? ¿Y cómo valorar el coste de un dispositivo con el que se pueden reducir en un 75% las lesiones graves en caso de accidente?

Recuerda: en cualquier desplazamiento, aunque sea muy corto, el niño debe ir sentado o tumbado y bien sujeto con un SRI.

Pertenecen a esta categoría los capazos homologados para automóvil, las sillitas con arnés, los elevadores con respaldo sin arnés y los alzadores.

ORGANIZADOS POR GRUPOS

Para saber qué tipo de dispositivo comprar, se ha establecido una clasificación internacional basada en el peso del niño y según ese peso se han organizado en grupos.

Pertenecen al Grupo 0 los capazos y sillas de choche para bebés de 0 a 10 Kg. Son capazos homologados con reductores, cinturón ventral o arnés para que el bebé no se escurra y con adaptadores especiales para anclarlos con el cinturón. Se instalan en el asiento trasero, en posición horizontal y con el cabecero orientado hacia el asiento central.

Al Grupo 0+ (de 0 a 13 Kg) pertenecen las sillas tipo huevo. Deben ir instaladas siempre en contra de la marcha, en el asiento trasero o en el del copiloto, si éste no lleva airbag o está desconectado (no obstante, tras un test “crash” de sillas infantiles y airbag realizado por el RACE en colaboración con la Asociación Nacional de Pediatría y la firma Play, los expertos recomiendan no llevar a ningún menor con silla en este asiento, incluso sin el airbag).

Las sillas de coche tipo huevo no son aptas para el paseo, salvo si es muy corto. Según los pediatras, por la forma que adopta la columna (y según diversos estudios también por riesgo de apnea) no deben usarse más de dos horas al día, sobre todo en prematuros.

El Grupo 1 (9 a 18 Kg) son sillas con arnés de 5 puntos. Van detrás, en el sentido de la marcha.

El Grupo 2 (15 a 25 Kg) son sillas/alzadores con respaldo que pueden llevar arnés (en niños de hasta 18 Kg) o no. Se colocan a favor de la marcha.

El Grupo 3 (22 a 36 Kg) son elevadores con respaldo que van en el sentido de la marcha. Aunque sea posible desmontarlo, conviene que estos alzadores vayan siempre con respaldo, ya que protegen mejor frente a impactos laterales y golpes en la cabeza.

En los Grupos 2 y 3 existe una guía para dirigir el cinturón de adultos al hombro del niño.

TIPO DE ANCLAJE

La mejor silla de coche no sirve de nada si está mal anclada o si el niño no va sujeto. Es obvio decir que si el SRI lleva arnés, el niño debe llevarlo abrochado.

Antes de comprar nada, asegúrate de que te quedan claras las instrucciones y que resulta fácil atar al niño.

Hay dos formas de anclar la silla al coche: con el cinturón del vehículo (sigue las indicaciones del fabricante) o con el sistema isofix. Para utilizar este último, tanto la silla como el vehículo deben ser compatibles.

Las sillas de tres puntos de anclaje deben ir en coches que tengan tres puntos, dos entre el asiento y el respaldo del coche y un tercero, Top Tether (obligatorio a partir de 2011), que sujeta el respaldo de la silla al coche con un cinturón, para evitar que vuelque.

No se debe poner una silla de tres puntos en coches que sólo llevan dos. Las sillas homologadas para dos puntos necesitan un sistema que compensen el tercero, ya sea una pata de apoyo, un juego de palancas anti-rotación o un dispositivo mixto.

Comentarios

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube