Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Cómo preparar una founde para niños sin riesgos ni peligro

Las fondues son ideales para enseñar a los niños a comer alimentos distintos, pero hacerlas con ellos obliga a mantener estrictas normas de seguridad.

Silvia Cándano
Imprimir
fondues con niños, medidas de seguridad

La palabra fondue procede del francés y significa “derretida”. Es una comida que se comparte, por lo que puedes aprovecharla para estimular las dotes sociales de tu hijo, aunque hacerla con niños exige ser muy prudente ya que podría caerse y provocar quemaduras graves.

El Ministerio de Sanidad advierte que los niños deben estar siempre lejos del fuego y de la fondue, así que es fundamental que no se sienten en la mesa donde se hace la fondue y que ésta se encuentre en un lugar inaccesible para ellos y donde no pueda caerse.

Para evitar percances, si el niño es menor de tres años ponle en la trona (así no podrá llegar a la fondue), y si es mayor de esta edad, siéntale en una mesa separada de la vuestra y ve sirviéndole los trocitos en su plato. Para él, veros preparar los alimentos y poder mojarlos en las salsas que habréis puesto en su plato ya será una fiesta.  

En la variedad está el gusto

Hay muchos tipos de fondues en las que puede participar tu pequeño: 

  • Fondue de pescado. Se elabora con pescado blanco, como el bacalao o la merluza, cortado en tiras gorditas, para evitar que se deshaga en la marmita (el pescado azul huele más fuerte, tiene muchas espinas...). Estas fondues, ricas en fósforo, estimulan la inteligencia y la memoria de los más pequeños. Un truco: Son exquisitas con salsa tártara para los mayores y con salsa de yogur para los niños. Ésta se elabora batiendo un yogur natural (o del sabor preferido de tu hijo), una cucharadita de aceite de oliva, unas gotitas de jugo de limón, una pizca de perejil molido y otra de sal. 
  • Fondue de marisco. Esta fondue es algo diferente a las demás: el marisco, riquísimo en sales minerales, proteínas y vitaminas A y del grupo B, se cocina en caldo, no en aceite, y debe cubrir dos tercios de la marmita, para que los alimentos se hagan bien por dentro. Un truco: Para convertir esta fondue en un plato más consistente para tu hijo, sírvele el marisco con un tazón del caldo que has usado para cocinarlo, aderezado con tropezones de huevo duro y jamón York.
  • Fondue de queso. Los quesos más utilizados son el emmental y el gruyère, aunque habiendo comensales menores de edad, también puede hacerse con queso en lonchas, del que suele utilizarse para hacer sandwiches, y con quesitos. Un truco: Si tu hijo toma poca leche, pero le gusta el queso, esta fondue es ideal para aumentar su ingesta de calcio.

Fondues deliciosas y nutritivas

  • De verduras. Similar a la de marisco, ya que las verduras también se cocinan en caldo. Al ser fuente de vitaminas y de fibra, contribuyen a reforzar el sistema inmune, mejoran el funcionamiento intestinal y, al masticarlas poco hechas, ayudan a fortalecer las encías. Un truco: Pon una ración de arroz blanco en el plato de tu hijo, para que se lo vaya comiendo con las verduras escaldadas.
  • De carne. Para que salga bien, la marmita debe ser metálica, el aceite, de oliva, y la carne, muy tierna. Es recomendable para niños convalecientes o anémicos, porque así se comen una buena ración de carne o, lo que es igual, de hierro, que les ayuda a reponerse. Un truco: En vez de dar a tu hijo salsa curry, mayonesa o mostaza, que pueden ser demasiado fuertes para él, prepárale salsa de tomate, puré de zanahoria, crema de patatas... Así conseguirás que coma carne con verduras y, lo mejor de todo, por voluntad propia y con gusto.
  • De chocolate. La base sobre la que se mojan los alimentos es chocolate fundido. Para los mayores el mejor chocolate es el negro (el que más cacao lleva en su composición), pero para compartirla con los niños son más adecuados el chocolate con leche y el blanco, más suaves, digestivos y ricos en calcio. El chocolate también aporta fósforo, potasio y magnesio y mucha energía, por lo que es un buen alimento para los niños. Como contrapartida, tiene efecto excitante, por lo que debes evitar hacer este tipo de fondues con tu hijo después de las seis de la tarde, para que no se desvele. Un truco: Con esta fondue te resultará muy sencillo habituarle a comer fruta. Al principio, déjale tomar más chocolate que fruta, pero después ve escurriendo sus brochetas de fruta cada vez más.

Como consejo final, te recomendamos que no os juntéis más de seis personas para hacer la fondue. Si sois más, la comida acabará siendo caótica. Además, así podrás controlar mejor los movimientos de tu hijo y vigilar que come bien.

Categoría: Alimentación
Ver más articulos