Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

¿Tu hijo come mientras ve la tele?

Es un hábito muy común entre los niños, pero es poco positivo para ellos. Te lo contamos.

Crecerfeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
¿Tu hijo come mientras ve la tele?

Según datos del V Estudio CinfaSalud, 'Percepción y hábitos de salud de las familias españolas sobre nutrición infantil', avalado por la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), siete de cada diez niños españoles comen mientras ven la televisión o manipulan una pantalla táctil, bien sea el móvil o la tablet.

Para la mitad de ellos, es algo que hacen siempre, mientras que el 20% confirma que es algo que suelen hacer habitualmente. Para llevar a cabo este informe se realizó un cuestionario online sobre una muestra de 3000 padres con hijos de entre 6 y 12 años de todas las comunidades españolas.

Hábito muy negativo

Los expertos en salud aconsejan desterrar esta costumbre, ya que mientras los niños ven la televisión mientras comen no disfrutan de los alimentos que hay en la mesa. Además, la comida o la cena suele ser el único momento en el que la familia puede estar junta (en días laborables) y este hábito impide que se mantenga una conversación. También dificulta que los padres puedan inculcar buenas costumbres alimenticias que ayuden a prevenir enfermedades de base nutricional en la infancia, como el sobrepeso (los menores que comen con la tele multiplican el riesgo de sufrir este problema) la diabetes o la hipertensión.

Llevar una dieta saludable (controlada por los padres) y acostumbrar a los pequeños a hacer cinco comidas al día es relevante para que los niños aprendan a comer bien. Por ejemplo, el desayuno es muy importante y el estudio desvela que el 82,8% de los niños no desayuna correctamente.

Sueño y ejercicio

Otro de los datos que refleja este informe hace referencia a las horas de sueño y al ejercicio imprescindible para llevar una vida saludable. Según sus conclusiones, nueve de cada diez niños españoles no duermen las diez horas diarias recomendadas por los expertos, situación que puede afectar al rendimiento escolar y que se relaciona con el aumento de peso.

El 45,7 % de los pequeños tan solo dedica dos horas a la semana a realizar actividad física, mientras que uno de cada diez ni tan siquiera asigna una hora al deporte.

El estudio también revela que el 43% de los padres no toma medidas cuando percibe que su hijo no se encuentra en su peso normal, mientras que el 40% acude al pediatra y solo un 4% lo lleva a un nutricionista.  

Poner a dieta, por nuestra cuenta, a un niño en fase de crecimiento, puede suponer un problema más importante de lo que parece. Si se sospecha que el niño tiene sobrepeso hay que consultarlo con el pediatra para que él lo derive a un especialista.

Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos