Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Las 7 frutas perfectas para tu hijo

Éstas son las siete frutas preferidas por los niños. Aunque el plátano suele ser la que mejor comen, debido a que es fácil de pelar, de textura suave y sabor dulce, tu hijo tiene que tomar también las otras seis, por lo menos, ya que hay ciertas vitaminas o minerales que se encuentran en unas frutas y no en otras.

Patricia Morcillo. Asesoramiento: Dra. Concepción Vidales Aznar, especialista en Nutrición y Dietética, directora médico de Nutrimedic (www.nutrimedic.com) y autora de “Superalimentos para los niños”, Editorial Cúpula.
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
Fruta para niños

Naranja

Es muy rica en calcio y en vitaminas A, C y E. Tiene propiedades laxantes y desinfectantes. Los niños pueden tomarla en zumo desde los 4 o 5 meses. Entera, no antes del año, porque los hollejos pueden provocarles arcadas. Dásela de postre si su comida ha sido rica en hierro (favorece su absorción). También en zumos, batidos, en rodajas con yogur, en mermeladas, como salsa de carnes y en las ensaladas.

Uvas

Aportan energía y depuran el organismo. Se recomiendan para superar la fatiga y el cansancio, combatir la debilidad, depurar el hígado y la piel y adelgazar. Además de cuidar el corazón y prevenir el cáncer, comer uvas protege frente a las alergias y alivia sus síntomas (rinitis alérgica, asma...), porque su alto contenido en antioxidantes y vitaminas A, C y E es muy beneficioso para las vías respiratorias. Dáselas sin pepitas ni piel si el niño es pequeño. Y añádelas a zumos, batidos, macedonias, dulces, salsas...

Albaricoque

Al igual que el melocotón, tiene alto contenido en vitamina A (fundamental para la conservación de los epitelios) y en hierro (ayuda a prevenir la anemia). Los niños pueden tomar albaricoques a partir de los 18 meses (comprobando que no le dan alergia). Son especialmente recomendables para los que comen poco, porque tomados entre comidas estimulan el apetito.

Manzana

Es rica en peptina, una sustancia que ayuda a bajar el colesterol y protege de la contaminación ambiental. Además, es reguladora en la diarrea, posee propiedades sedantes y depurativas, elimina toxinas y favorece la salud dental. Dásela en compota, o cocida con agua, azúcar, piel de limón y un poco de canela, o asada. También en hojaldres, buñuelos y en bizcochos. O en puré para acompañar platos de carne, como relleno de asados, mezclada con carne picada en hamburguesas o, en láminas, sustituyendo a la patata de la tortilla española.

Pera

Es muy rica en sales minerales, como calcio y fósforo, y aporta vitaminas A y C, agua y fibra, por lo que contribuye a prevenir el estreñimiento. También es depurativa y diurética, y si está madura favorece la digestión. Calma la tos, la congestión pulmonar y la gastritis. Además de incorporarla a sus primeras papillas, dásela en trocitos cuando ya mastique, y añádela a zumos, batidos, compotas, salsas y ensaladas.

Piña

Es pobre en grasas y proteínas, pero aporta una importante cantidad de hidratos de carbono (que dan energía al organismo), vitaminas A, B y C, minerales como calcio, hierro y potasio, y además fibra, que favorece el tracto intestinal. También es diurética y ayuda a hacer la digestión. Tu hijo puede empezar a tomarla en zumo desde los 9-10 meses. A partir de los 18 meses, partida en trozos pequeños (la parte tierna), para que pueda tragarla bien. Dásela en rodajas, con yogur o con lonchas finitas de jamón serrano.

Plátano

Su sabor es más dulce y su textura resulta más blandita y jugosa que la banana americana, por esta razón gusta más a los niños. Proporciona mucha energía (que tarda en consumirse), vitaminas C y B6 y potasio, mineral que refuerza el tono muscular. Ayuda a regular el colesterol y a combatir el estreñimiento. También alivia las molestias abdominales, así que cuando a tu hijo le duela la tripa puedes probar a darle un plátano. Además de ofrecérselo al natural o en batidos y papillas, puedes hacérselo frito (córtalo en tiras, rebózalas en harina y huevo y fríelas en abundante aceite de oliva muy caliente) o al horno (horneado con un poco de azúcar y el zumo de una naranja).

Categoría: Alimentación

Publicidad

Ver más articulos