Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

¿Los bocadillos son buenos para los niños?

A media mañana, como merienda... La respuesta es sí. ¡Los bocatas pueden ser muy sanos!

Sandra Sánchez
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir
¿Los bocadillos son buenos para los niños?

Los niños pueden comer el pan normal (blanco) desde el año, salvo si son celiacos, en cuyo caso una buena opción es consumir pan de maíz, elaborado con harina de este cereal, que no tiene gluten.

Los bocadillos no engordan

Hay que desterrar la idea de que el pan engorda y los niños no deben tomarlo para evitar el sobrepeso.
Los hidratos de carbono complejos, como los que contiene el pan, no sólo no engordan, sino que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.
Este alimento, que aporta 250 calorías por cada 100 gramos, debe formar parte de la dieta diaria de cualquier persona, incluidos los niños. Los de dos o tres años pueden tomar un par de rebanadas al día.
Y los de tres, cuatro o cinco años, un bocadillo de unos 10 centímetros al día (o dos de 5 centímetros, uno a media mañana, en el recreo, y otro de merienda).
El pan, además de potenciar el sabor y las cualidades nutritivas de los alimentos a los que acompaña, es una rica fuente de energía y permite que los peques aguanten toda la jornada a pleno rendimiento.
Eso sí, para que el bocata sea una opción perfecta, mejor prepáralo tú en casa. Los que venden en las bocadillerías generalmente llevan aditivos y conservantes, para que duren más antes de ser consumidos.

Escoge bien los ingredientes

El secreto está en que el relleno sea rico y sano.
Renuncia a untar las rebanadas con mantequilla o margarina (aportan mucha grasa) e introduce entre pan y pan ingredientes saludables fáciles de encontrar en cualquier despensa o nevera: queso, jamón serrano, atún y sardinas en conserva (una buena forma de acercarles al pescado, no siempre bien aceptado por los niños), huevo duro, filetitos muy finos de ternera, tomate y lechuga, verduras cocinadas a la plancha como el calabacín, la berenjena, la zanahoria o la cebolla...
Es una buena idea que para el cole le prepares un bocata frío y que el de la merienda lo tome ligero (para que a la hora de la cena tenga apetito) pero calentito (así le asienta el estómago y le templa el cuerpo, animándole a descansar). ¿Quieres recetas de bocatas? Las tienes aquí.

Publicidad

Ver más articulos