10 preguntas sobre...

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Escarlatina

Es una enfermedad de la piel provocada por una bacteria que se puede contagiar por vía aérea.

  1. ¿Qué es?
    Es una enfermedad de la piel provocada por una toxina de la bacteria denominada estreptococo betahemolítico del grupo A (Estreptococo pyogenes). Para que la enfermedad se manifieste es preciso que el niño sea sensible a dicha toxina.
  2. ¿Es contagiosa?
    Sí. Se transmite por vía aérea, generalmente por las gotitas de saliva (gotitas de Pflügge) que el enfermo expulsa al respirar, toser o estornudar, o por contacto con sus secreciones nasales. Personas portadoras de la bacteria que no padecen la enfermedad pueden transmitirla de igual forma, al toser o al compartir objetos o alimentos con otros individuos.
  3. ¿A quienes suele afectar?
    Si tu hijo tiene entre 3 y 8 años es más susceptible de padecerla. A estas edades el contacto próximo y frecuente en los colegios favorece el contagio. Además, la manifestación de la escarlatina requiere cierta madurez del sistema inmune, por lo que resulta excepcional en menores de 3 años. Los brotes son más frecuentes al final del invierno y en primavera.
  4. ¿Cuáles son los síntomas habituales?
    En la fase aguda de la enfermedad, el síntoma más significativo es una erupción cutánea de aspecto enrojecido (eritema) y áspera al tacto (piel de lija). Afecta a todo el cuerpo y es más intensa en los pliegues cutáneos. El rostro, la frente y las mejillas aparecen enrojecidos, en contraste con la característica palidez alrededor de la boca. La lengua blanquecina y con puntos rojos (aframbuesada) es también habitual. Antes de que salga la erupción suele haber fiebre elevada, vómitos, dolor de cabeza y de garganta, así como faringitis (que puede ser aguda y presentarse con placas blanco-grisáceas).
  5. ¿De qué modo se desarrolla?
    El periodo de incubación, que suele ser asintomático, dura entre 2 y 5 días. El denominado periodo de invasión se prolonga entre 12 y 24 horas y suele presentarse bruscamente. El pleno desarrollo de la enfermedad persiste durante 3-5 días. Por último la erupción, que es propia de la fase crítica, comienza a descamarse en las siguientes semanas, en las que la mejoría general del pequeño se hace evidente.
  6. ¿Cómo se diagnostica?
    La aparición de la erupción cutánea y de los demás síntomas asociados permitirán al pediatra determinar si el niño padece o no escarlatina. Para confirmar la presencia de la bacteria causante de la enfermedad tomará una muestra de la faringe del pequeño para su posterior análisis (exudado faríngeo).
  7. ¿Qué tratamiento médico se aplica?
    Se administra penicilina por vía oral durante 10 días. Si el niño es alérgico a este anitibiótico, el pediatra optará por eritrom,ocina. Aunque el pequeño mejore en pocos días, es importante que el tratamiento siga hasta el final para garantizar la completa erradicación del germen causante.
  8. ¿Qué hacer en la convalecencia?
    Dale antitérmicos y analgésicos para bajar la fiebre y calmar los dolores que pueda tener. Haz que repose los primeros días, en los que estará “alicaído” por la fiebre y la falta de apetito. Ofrécele mucha agua, para prevenir una deshidratación. Evita que tome el sol e hidrátale la piel para reducir la sequedad y el picor. No debe compartir vasos ni cubiertos con otros niños.
  9. ¿Pueden surgir complicaciones?
    Sólo si la escarlatina no se trata a tiempo. Pueden aparecer poco después de que se manifieste la enfermedad (infección de oído, neumonía, sinusitis…) o de forma tardía (daños hepáticos o renales, fiebre reumática...). No obstante, hoy en día es raro que lleguen a desarrollarse, dada la rapidez del diagnóstico y la eficacia del tratamiento que se utiliza.
  10. ¿Cómo prevenir el contagio?
    No existe vacuna. Hay que evitar que el niño afectado esté en contacto con otros niños hasta las 24-48 horas desde el inicio del tratamiento médico, cuando la enfermedad deja de ser contagiosa. Se recomienda retrasar la vuelta al cole hasta la desaparición de la erupción. Aunque no es habitual, un niño puede padecer varios episodios de escarlatina.

Te puede interesar...

facebooktwitteryoutube