Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Tos ferina

Enfermedad aguda y altamente contagiosa causada por una bacteria pero que actualmente es bastante infrecuente a causa de la vacunación sistemática de todos los niños.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

Los síntomas son fiebre ligera (38 a 38,5 ºC), una tos espasmódica, violenta y reiterativa hasta el punto que, en el caso de los bebés, llega a ser agotadora, ya que produce pausas respiratorias (apneas) y asfixia. A veces, esta tos va seguida de vómitos y también de mareos e incluso la cara puede llegar aponerse azulada (cianosis). La tos ferina evoluciona durante dos o tres semanas y no deja secuelas respiratorias ni bronquiales. Durante este período, el niño no debe ir al colegio, al menos durante treinta días a partir de los primeros ataques de tos.

Si el niño todavía es un bebé, en ningún caso hay que administrarle calmantes contra la tos. Lo mejor es darle de beber regularmente para evitar la deshidratación (debida a los vómitos) y alimentarle a menudo, en pequeñas cantidades, entre los ataques de tos.

Si el niño no está vacunado contra la tos ferina y la piel se vuelve azulada en cada ataque de tos, hay que llevarlo al hospital, donde se le pondrá bajo vigilancia durante unos días. El equipo médico le suministrará los cuidados adecuados (desobstrucción nasal, aspiración de las secreciones, oxigenación).

La vacunación de la tos ferina se inicia a los 3 meses, con tres dosis que se administran con dos meses de intervalo, junto con las vacunas contra la difteria y el tétanos. Luego, se administran dosis de recuerdo a los dieciocho meses y entre los cuatro y seis años.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: Tos ferina | Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos