Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Quemaduras de sol

Enrojecimiento de la piel que produce una quemazón dolorosa y que se origina como consecuencia de exponer la piel durante mucho tiempo al sol.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

Están especialmente expuestas las personas rubias y las pelirrojas.

El enrojecimiento, y la consecuente quemadura, se producen porque los rayos solares alteran las células superficiales de la piel y los pequeños vasos sanguíneos subyacentes. Esta forma de quemadura puede ser fuente de infección y llegar a formar ampollas.

El enrojecimiento de la piel (eritema) suele ir muchas veces acompañada de picores (prurito) y, a pesar de no ser grave, debe tratarse. En la mayoría de los casos es suficiente con aplicar una crema que sea al mismo tiempo hidratante y calmante, y dar beber abundantemente. En caso de que aparezcan ampollas, se aplicará una solución antiséptica.

A los bebés y niños en general, hay que protegerlos del sol de forma sistemática y hay que evitar que permanezcan bajo el sol sin gorro ni ropa ligera. También se les puede proteger con cremas que filtran los rayos solares perjudiciales, aplicándolas cada dos horas, especialmente después de los baños de mar. Es mejor cubrir las partes afectadas con ropas ligeras de algodón y, en la montaña, hay que redoblar las precauciones y usar una crema de «protección total».

Véase: Deshidratación aguda, Golpe de calor, Insolación,

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: Quemaduras de sol | Categoría: Salud

Publicidad

O-Q
Ver más articulos