Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Picadura

Mordedura o picadura por aguijón de un animal hacia una persona. En los países tropicales, la presencia de animales venenosos es abundante, en cambio, en los países templados sólo excepcionalmente transmiten enfermedades infecciosas o parasitarias.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

En este último caso, las picaduras o mordeduras suelen deberse, en la mayoría de los casos a invertebrados como los mosquitos, las abejas, las garrapatas, las arañas, los escorpiones, las medusas y las serpientes.
Los efectos varían mucho según el tipo de animal que haya picado y según el tipo de persona que reciba la picadura. Sea cual sea el caso, cuando se intuya cualquier peligro hay que acudir al médico enseguida.

Arañas y escorpiones. Sus picaduras son bastante dolorosas y pueden provocar un pequeño mareo breve pero sin gravedad.

Mosquitos. Las picaduras son rojas e inflamadas, a veces abultadas y duras, y producen picor. El niño se rasca con frecuencia. Se puede aplicar una loción antiséptica en las picaduras y, en algunos casos, una pomada calmante antihistamínica.

Garrapatas. Estos parásitos, que transmiten a menudo los perros, deben quitarse con cuidado para que la cabeza no quede adherida a la piel, ya que podría causar una sobreinfección e incluso un absceso.

Medusas. Estos invertebrados poseen múltiples aguijones en sus tentáculos que al tocarlos se clavan en la piel produciendo un fuerte dolor. La región afectada hay que lavarla con agua caliente para que el veneno pierda su efecto y, a continuación, aplicar un poco de alcohol 90º sobre la misma zona.

Serpientes. En los países tropicales, dada la gran variedad de serpientes que pueden ser venenosas, es muy importante acudir al especialista de forma inmediata para que aplique el antídoto correspondiente. En los países templados, el número de serpientes venenosas es muy reducido pero, ante cualquier duda hay que proceder de la misma forma. Sea cual sea la situación hay que intentar identificar la serpiente que ha propiciado la mordedura.

Abejas, avispas, abejorros. Las picaduras producen un edema. El aguijón suele quedar insertado en la piel y no es fácil de quitar. Además, su manipulación puede aumentar el dolor y la inflamación local, ya que se libera más veneno.
Si el niño tiene varias picaduras, o ha sido picado en una zona muy sensible (cuello, cara, boca), es posible que se desarrolle un edema importante que puede tener, en algunos casos, consecuencias graves; un médico debe examinar al niño de inmediato o hay que llevarlo al servicio de urgencias del hospital más próximo. Si la picadura se localiza en la boca o los labios, se le puede dar al niño un hielo para que chupe mientras se espera la llegada de ayuda y evitar así un edema con hinchazón de la lengua, que podría causarle un sofocamiento.

En el caso de que la persona sea alérgica a algún tipo de veneno o ha adquirido una hipersensibilidad por culpa de picaduras anteriores, puede sobrevenir un trastorno grave con palidez, aceleración de la frecuencia cardíaca, vómitos y molestias respiratorias. Hay que llamar a una ambulancia para llevarle al servicio de urgencias del hospital más cercano.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: Picadura | Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos