Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Leche, intolerancia a lactosa

Alteración en la alimentación del lactante a causa de la intolerancia a algunas de las sustancias de la leche, en especial si la lactancia es artificial.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

En general, los síntomas son dificultad para alimentarse, presencia de regurgitaciones, vómitos, diarrea y dolor de abdomen. De todos modos, hay que tener en cuenta que estos síntomas no son específicos y pueden deberse a cualquier otro tipo de trastorno digestivo. Sea el trastorno que sea, hay que acudir al médico y no intentar solucionar el problema cambiando de marca de leche, ya que todas ellas tienen la misma composición y el mismo origen.

La intolerancia puede aparecer ya sea por la presencia de ciertas proteínas de la leche o por un glúcido, la lactosa.

Intolerancia a las proteínas de la leche de vaca. Ciertas proteínas de la leche de vaca pueden producir reacciones inmunológicas que impiden un buen funcionamiento del intestino. Además de los síntomas anteriormente descritos, la intolerancia a las proteínas de la leche de vaca causa un estancamiento de la curva de peso del bebé e incluso un adelgazamiento.

Para confirmar el diagnóstico, el médico recetará alimentos sin proteínas de leche de vaca durante un período que oscila entre doce y dieciocho meses.

Intolerancia a la lactosa. El principal glúcido de la leche, la lactosa, es excepcional y, en ocasiones, puede presentar problemas en aquellas personas que carecen de la enzima necesaria para degradar la lactosa. La solución pasa por excluir temporal o definitivamente la lactosa de la dieta y sustituirla por una leche de transición sin lactosa.

© Larousse Editorial S.L.

Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos