Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Herpes zoster

Herpes que se produce a causa de la reactivación del virus de la varicela. Se caracteriza por la aparición de pequeñas ampollas o vesículas sobre a piel que producen dolor y que suelen estar localizadas a lo largo del trayecto de los nervios.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

En realidad, la varicela y el herpes zoster están causados por el mismo virus y, por tanto, para que un niño pueda padecer el herpes zoster debe haber pasado la varicela. De todos modos, puede que el virus herpes zoster aparezca muchos años más tarde o nunca. La causa de todo ello es que, cuando se padece la varicela, el virus no se elimina del todo, sino que permanece latente en los ganglios nerviosos.

Durante cualquier período de disminución pasajera de las defensas inmunitarias (infección vírica o tratamiento de larga duración), el virus puede reactivarse y causar una erupción cutánea localizada en una región del cuerpo limitada al recorrido de un nervio (dermatoma).

La erupción, que a veces viene precedida por una sensación de ardor o quemazón, empieza por regla general con un eritema, seguido de la aparición de las vesículas, que se transforman enseguida en costras, como en el caso de la varicela. Basta con la aplicación local de antisépticos para activar la curación. Si es necesario, un jarabe antihistamínico puede atenuar los picores.
Si el herpes zoster se localiza en la cara, especialmente en la región ocular o si el niño está especialmente débil, hay que acudir al médico para que sea tratado específicamente.

Las personas que están especialmente débiles o son inmunodeficientes deben evitar a los enfermos afectados por la varicela o se les puede administrar anticuerpos específicos (inmunoglobulinas) asociados a un tratamiento antivírico.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: Herpes zoster | Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos