Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Hemorragia

Pérdida de sangre del sistema circulatorio causada, por regla general, por un traumatismo a causa de una caída o una herida.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

El tipo de hemorragia depende del vaso sanguíneo dañado. Se dice que la sangre «rezuma» cuando los son vasos pequeños (capilares), fluye de una vena (tiene un color rojo oscuro) y brota a borbotones de un arteria (rojo vivo).

En caso de herida leve, provocada por un arañazo o un corte superficial, hay que lavar la herida con agua y jabón para eliminar los restos que pudiera haber. Luego, se debe cubrir ligeramente la herida con una compresa estéril para secarla y aplicar un antiséptico local. Si la herida sigue sangrando, lo mejor es presionarla con una gasa durante un cierto tiempo y poner una tirita.

En caso de herida profunda porque se ha producido un corte profundo con un cristal, un cuchillo, etc. hay que llamar o acudir inmediatamente al médico o a un servicio de urgencias, en caso de que la hemorragia sea muy importante. Mientras se espera la ayuda, conviene mantener elevada la parte del miembro herido, colocar un apósito estéril sobre la herida y presionar con firmeza para detener la hemorragia, durante unos minutos si fuese necesario. Aunque la sangre rezume a través del apósito, no se debe quitar, ya que podría arrancarse el coágulo y la hemorragia volvería a reproducirse. Lo mejor es añadir más apósitos y hacer un vendaje compresivo de toda la zona. Cuando se ha seccionado una arteria (la sangre sale a borbotones), hay que presionar la arteria con el pulgar (véase p. 362).

En caso de hemorragia sin herida: hemorragias bajo la piel (púrpura, hematomas, equimosis), en la nariz (hemorragias nasales), en las encías de forma frecuente, en la orina o en las heces, se debe consultar al médico para que determine el origen de estas anomalías.

Véase: Infección urinaria

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: Hemorragia | Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos