Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Fimosis

Anomalía de los anexos cutáneos del pene que altera la mecánica de este órgano; en concreto, lo que ocurre es que se produce el estrechamiento del orificio del prepucio que impide que se repliegue y sobresalga el glande.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

En el recién nacido, es habitual no poder descubrir del todo el glande y, en principio, no requiere ninguna intervención médica manual ni quirúrgica. No hay que forzar nunca la piel del prepucio para descubrir el glande ni tampoco es necesario acudir a un cirujano. La distensión natural del prepucio permitirá atenuar progresivamente la fimosis. Si, con el tiempo todavía restan algunas pequeñas adherencias que mantienen el prepucio relativamente pegado el glande, se pueden eliminar realizando pequeñas tracciones suaves pero sucesivas durante el aseo local o justo después del baño. También es posible aplicar cremas que debilitan el tejido que mantiene el prepucio fijado al glande y que contribuye a reducir la probabilidad de tener que aplicar la circuncisión.

A menudo, se observa que en estas condiciones se produce una acumulación de una sustancia blanquecina, el esmegma, que se debe a la descamación de las células de la mucosa.

Unas maniobras demasiado bruscas para descubrir el glande pueden provocar una parafimosis. En estos casos, el prepucio retraído aprieta demasiado la base del glande y produce fuertes dolores e hinchazón local que hacen difícil, e incluso imposible, volver a cubrirlo. Si ya no se puede cubrir el glande ni bajo la acción de calmantes para el dolor, o si la adherencia persiste o el niño tiene molestias al orinar, puede ser necesario practicar la circuncisión.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: fimosis | Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos