Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Fiebre

Aumento de la temperatura corporal por encima de lo que se considera normal.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

Es importante recordar que la fiebre en sí misma no es una enfermedad, si no que refleja, en la mayoría de los casos, que se ha producido una reacción a una agresión de un virus o de una bacteria.

En los niños se considera que no tienen fiebre cuando la temperatura (tomada en reposo y en el recto) no supera los 37,5 ºC.
Si la fiebre afecta al niño pequeño, la temperatura puede alcanzar fácilmente los 40 ºC y siempre conviene consultar al médico, especialmente si presenta algunos de los síntomas siguientes: aspecto pálido, piel amoratada, labios azulados, manos y pies fríos, somnolencia o si el niño emite gritos quejumbrosos. Si el niño tiene menos de 4 años es, sobre todo, temible por los riesgos de convulsión (en un 3 a 5 % de los niños) por lo que debe tratarse siempre que supere los 38 ºC.

La mejor forma de bajar la fiebre es desvestir al niño y dejarlo desnudo o casi. Administrarle un antitérmico (por ejemplo a base de paracetamol) y respetando las dosis adaptadas a su peso. Además, hay que comprobar periódicamente la temperatura tanto del niño como de la habitación y si el caso lo requiere, darle baños tibios con una temperatura del agua de 2 ºC menos que la suya (por ejemplo, 37 ºC si tiene 39 ºC de fiebre).

Si, a pesar de todo, la fiebre persiste durante más de doce horas y, además, aparecen otros síntomas (erupción cutánea, trastornos digestivos, irritación de la garganta, dolor de cabeza, tos, etc.) hay que ir al médico.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: fiebre | Categoría: Salud

Publicidad

D-F
Ver más articulos