Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Eccema

Afección de la piel caracterizada por una inflamación y que suele derivar en lesiones como: eritemas, vesículas, pápulas y exudaciones.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

En general, los eccemas suelen aparecer en las familias en las que ya se dan otras reacciones alérgicas (rinitis, fiebre del heno, urticaria, bronquiolitis, asma) aunque también pueden aparecer sin que existan antecedentes familiares.

En los bebés que tienen dos o tres meses de vida ya pueden aparecer los primeros síntomas de los eccemas. Al principio, se trata de un enrojecimiento de la cara que suele desembocar en la formación de numerosas lesiones secas, supurantes o que forman costras. Estas vesículas pueden llegar a tapizar la frente, las mejillas y el mentón, pero no se desarrollan en el contorno de los ojos, la boca o la nariz. Posteriormente, se extienden a los hombros, los brazos, el reverso de las manos y el pecho. Esta circunstancia genera fuertes picores por lo que el bebé acaba rascándose y causando pequeñas infecciones locales.

En los niños mayores, las lesiones suelen localizarse en los pliegues (rodillas, codos y axilas) y también se dan en las manos por culpa de algunas cremas o productos de limpieza irritantes.

El tratamiento del eccema es diferente según el grado de afectación de cada niño. En general, los tratamientos no la curan definitivamente, simplemente atenúan las erupciones o brotes. Una de las normas más importantes es utilizar jabones dermatológicos especiales (de venta en farmacias) y emolientes para el baño, que desecan menos que el jabón. También hay que hidratar regularmente la piel y calmar los picores con las cremas dermatológicas que hay disponibles en el mercado.

Si el eccema es suficientemente intenso, el médico seguramente recetará antibióticos de aplicación local o por vía oral e incluso prescribir una crema a base de cortisona (corticoides), que se debe usar siguiendo sus indicaciones. Hay que evitar tapar demasiado al niño, ya que la transpiración agrava el eccema. Una exposición moderada al sol puede ser beneficiosa. Las vacunas se deben aplicar con normalidad.

La evolución de los eccemas suele ser bastante caprichosa. Hay casos en los que se suele atenuar a los 3 años pero hay otros que se el problema se alarga hasta la edad adulta e incluso se convierte en crónica. Los niños que tienen eccema pueden convertirse en asmáticos al crecer.

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: Eccema | Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos