Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Cordón umbilical

Tubo de unos 55 cm de largo y hasta 2 centímetros de diámetro que está formado principalmente por arterias y venas y que une el embrión o feto con la placenta y, por consiguiente, con la madre.

CrecerFeliz.es
Twitter
Facebook
GooglePlus
Imprimir

Cuando el niño nace, se pinza el cordón umbilical y luego se corta a 2 o 3 cm de la pared abdominal. El muñón se seca y cae cinco o seis días después. La cicatriz que queda en el abdomen es lo que denominamos ombligo. Mientras no se desprende, hay que limpiar suavemente el cordón con alcohol de 60º, aplicar un antiséptico y cubrirlo con una compresa de gasa esterilizada que hay que cambiar cada día. En caso de supuración o hemorragia, hay que consultar al médico.

Si se produce una supuración ligera hay que limpiar bien el ombligo del bebé con un algodón impregnado de alcohol de 60º y utilizar un antiséptico incoloro o poco coloreado (para que no dificulte la detección de un enrojecimiento de la zona). La persistencia de estas supuraciones puede deberse a un granuloma de cicatrización (excrecencia carnosa) al que el médico aplicará nitrato de plata.

Si se produce una hemorragia, suele tener un origen en alguna caída prematura del cordón. Las causas hay que buscarlas en algún trastorno en la coagulación sanguínea o bien en una infección (onfalitis). En este último caso, el cordón no se seca y supura un pus maloliente y amarillento. El médico recetará un tratamiento antibiótico para evitar una infección a partir de los vasos umbilicales (absceso o peritonitis).

© Larousse Editorial S.L.

Keywords: cordón umbilical | Categoría: Salud

Publicidad

Ver más articulos