A-C

  • Valoración:
  • Actualmente 3/5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Convulsión

Síntoma transitorio caracterizado por una actividad anormal del cerebro a causa de la cual se producen movimientos incontrolados de los miembros que van acompañados de una pérdida de conciencia.

Las convulsiones sin fiebre suelen estar causadas por un trastorno de la actividad cerebral ya sea por una hipoglucemia (baja tasa de azúcar en la sangre), una privación de oxígeno, una meningitis u otras causas de origen desconocido. Un electroencefalograma, una TAC o una RMN (resonancia magnética nuclear) aportarán datos muy valiosos.

En el 50% de los casos, las convulsiones no vuelven a aparecer, pero si las crisis convulsivas vuelven y no van acompañadas de fiebre puede ser un síntoma de epilepsia. El médico recetará el tratamiento adecuado.

Las convulsiones febriles suelen empezar con un episodio con fiebre muy fuerte y brusca, a continuación la persona se pone pálida y pierde el conocimiento. El cuerpo se pone rígido y los ojos en blanco. Unos segundos más tarde, los brazos y las piernas se mueven con espasmos descontrolados. La crisis dura unos minutos. Luego, la persona vuelve en sí más o menos rápidamente y permanece somnoliento o se duerme.

La convulsiones provocadas por la fiebre son frecuentes en el lactante. Todas las causas de fiebre pueden llegar a producir estas convulsiones (rinofaringitis, otitis, bronquitis, etc.).

A pesar de lo aparatosas que resultan las convulsiones febriles, la solución para evitar que se repitan es muy simple: hay que bajar la temperatura del afectado, especialmente si se trata de un niño. Para ello, lo destapamos al niño y procuramos refrescarlo dándole un baño durante diez minutos con una agua que esté a una temperatura 2 ºC inferior a la del niño. También se le puede administrar un medicamento antipirético, por ejemplo a base de paracetamol. A continuación, acudimos al médico, que comprobará si el bebé está afectado por una meningitis. Además, recetará el tratamiento que se debe seguir para evitar la repetición de estas convulsiones.

© Larousse Editorial S.L.

Buscar un nuevo término en el dicionario

facebooktwitteryoutube